Ciencia España , Salamanca, Lunes, 12 de mayo de 2014 a las 17:25

Investigadores internacionales afrontan el reto de luchar contra el alzhéimer

Salamanca acoge el II Simposio Internacional ‘Avances en la Investigación Sociosanitaria en la Enfermedad de Alzheimer’ con la presencia de la Reina Sofía

JPA/DICYT Por segundo año consecutivo, Salamanca se ha convertido en la capital internacional de la investigación contra el alzhéimer al reunir en una jornada a algunos de los más destacados especialistas en la materia. El II Simposio Internacional ‘Avances en la Investigación Sociosanitaria en la Enfermedad de Alzheimer’ ha sido inaugurado por la Reina Sofía en el Centro de Referencia Estatal (CRE) de Atención a Personas con Enfermedad de Alzheimer y otras Demencias en Salamanca, donde 11 ponentes de varios países han presentado proyectos de investigación emergentes y prácticas novedosas para afrontar las demencias.

 

La ministra de Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha destacado en palabras recogidas por DiCYT que en 2050 un 37% de los españoles tendrá más de 65 años, lo cual “es una buena noticia, pero nos plantea nuevos desafíos”, entre ellos, el problema del alzhéimer, que es la demencia más frecuente y está relacionada con la edad. Por eso, anunció que el Gobierno está impulsando un gran pacto para abordar la necesidad de atender a las personas y que, dentro de él, las enfermedades neurodegenerativas contarán con una estrategia específica.

 

“Del mismo modo que con los avances en ciencia y tecnología hemos conseguido progresos espectaculares en el conocimiento del universo, los avances en investigación médica harán posible comprender el universo que nos hace únicos, el del cerebro”, de manera que la ministra apostó por un “mensaje de esperanza” y realizó un llamamiento a los expertos para llenarlo de contenido gracias a sus avances.

 

Por su parte, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, destacó que esta comunidad autónoma es una de las que tiene una mayor esperanza de vida de España. “Desde 1975, ese indicador ha crecido en casi ocho años y medio”, comentó, lo cual “es un éxito de la sociedad y en particular de la ciencia”, aunque “lleva aparejados algunos grandes retos, como el mayor protagonismo del alzhéimer y de otras enfermedades neurodegenerativas”.

 

En este sentido, “la Universidad de Salamanca se ha distinguido por investigar enfermedades relacionadas con el envejecimiento”, ha señalado su rector, Daniel Hernández Ruipérez. En 2050 más 2.000 millones de personas tendrán más de 65 años y atenderles supone un problema de gran complejidad que requiere un abordaje multidisciplinar y “el desarrollo de nuevos campos de investigación” que ofrezcan más conocimiento y más innovación. En su opinión, el mundo universitario está capacitado para ofrecer las soluciones necesarias y en ese sentido se orienta el Centro Virtual sobre el Envejecimiento, un proyecto de la Fundación General de la Universidad de Salamanca que próximamente tendrá una versión en portugués.

 

Intercambio de experiencias

 

Además de compartir experiencias, en esta reunión los científicos tratan de crear un espacio propicio para la transferencia de los resultados de investigación sociosanitaria y de intercambiar experiencias innovadoras.

 

Entre los ponentes más destacados está el canadiense Vladimir Hachinski, que ha logrado nuevos enfoques terapéuticos al relacionar el alzhéimer y las enfermedades vasculares, que actualmente se manejan como dos problemas aislados. Sin embargo, las demencias tienen un componente vascular, es decir, se relacionan en gran medida con la circulación sanguínea, lo cual, en opinión de este científico, abre una vía para poder retrasarlas, ya que otras enfermedades vasculares son tratables.

 

Nuevas tecnologías para el diagnóstico

 

Por su parte, la investigadora portuguesa Sofia Nunes de Oliveira ha hablado de las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para lograr un diagnóstico temprano del alzhéimer gracias a la disponibilidad de biomarcadores clínicos, de laboratorios y de imagen. Sin embargo, en su país las limitaciones económicas están impidiendo un acceso universal a estas nuevas técnicas.


Los expertos han destacado la necesidad de implicar a los poderes políticos para que atiendan más al problema. Marc Wortmann, director ejecutivo de la Federación Internacional de Asociaciones de Alzhéimer (ADI, Alzheimer Disease Internacional), ha destacado el aumento del apoyo político en la lucha contra las demencias, que ha protagonizado una Cumbre del G-8. En Francia, este apoyo ya se ha plasmado en la elaboración de un plan nacional sobre alzhéimer, tal y como ha explicado Benoit Lavallart, responsable de esta iniciativa que tiene tres puntos clave: mejorar la calidad de vida de pacientes y cuidadores, adquirir mayores conocimientos sobre la enfermedad y fomentar una mayor movilización social.

 

Investigación en residencias


Entre las sesiones también ha habido interesantes aportaciones españolas, como la de Alfonso Cruz Jentoft, del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, que ha hablado de la investigación clínica en residencias. Según ha explicado, faltan datos científicos sólidos que permitan atender con buenos fundamentos teóricos a las personas que sufren incapacidades físicas y mentales. Por eso, la investigación en residencias es importante para afrontar problemas como la demencia y este científico ha mostrado algunos de los obstáculos que se encuentran los especialistas para realizar estudios en este entorno y cómo superarlos para producir datos científicos valiosos.