Ciencia Panamá , Panamá, Jueves, 17 de julio de 2014 a las 09:18

Investigan cómo el cambio climático podría afectar la reproducción del cangrejo violinista

Un reciente estudio muestra cómo dos especies de cangrejos violinistas cambian su comportamiento para mantener el éxito reproductivo, incluso cuando las temperaturas bajan

STRI/DICYT Una razón por la que algunas especies de cangrejos violinistas son tan abundantes en las playas y marismas cerca de Ciudad de Panamá es porque se reproducen durante todo el año, coordinando muy de cerca el momento de la reproducción alrededor de las mareas altas que aumentan el éxito de supervivencia de las crías. Muchas especies mantienen este ciclo durante la parte “fría” del año tropical cuando el afloramiento hace que la temperatura superficial del océano baje, a pesar de que las temperaturas más bajas pueden producir errores en la coordinación que aumentan la mortalidad de las crías.


Un reciente estudio realizado por científicos del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales muestra cómo dos especies de cangrejos violinistas cambian su comportamiento para mantener el éxito reproductivo, incluso cuando las temperaturas bajan. Publicado en PLOS ONE, el estudio también especula sobre cómo los cangrejos violinistas responden a los eventos de surgencias que aumentan en intensidad o frecuencia, dos resultados posibles del cambio climático en el Océano Pacífico Oriental de Panamá.

 

Los investigadores, liderados por Kecia Kerr, del Smithsonian en Panamá y la Universidad de McGill en Montreal, han registrado casi once meses de muestreo de campo diario durante un período de dos años, mientras observaban el comportamiento reproductivo de los Uca terpsichores y los Uca deichmanni. Cuando las temperaturas eran más frías, se encontraron con que los U. terpsichores iniciaban el cortejo antes para permitir períodos de incubación más largos debido a condiciones más frescas.

 

Esta es la primera demostración de los cambios en la sincronización del cortejo como un mecanismo de comportamiento que los violinistas emplean para asegurar el éxito reproductivo a través de los cambios de temperatura estacionales de hasta 6 grados C.

 

“Este mecanismo de ajuste a los cambios de temperatura se ha demostrado para muchas especies de aves en respuesta a la aparición más temprana de la primavera con el cambio climático, pero hasta la fecha, se sabe muy poco acerca de cómo los organismos marinos responden a las variaciones de temperatura y en particular cómo los organismos responden a los cambios a corto plazo”, comentó Kerr.

 

Queda más trabajo por hacer. Los U. deichmanni cortejaron al mismo tiempo, sin embargo, un estudio anterior mostró que aun así liberaron sus larvas en las mareas más favorables. Las hembras de esta especie excavan sus madrigueras durante la marea baja haciendo un pozo de 20 cm de largo a la superficie y en todo el gradiente de temperatura en el sedimento. Los autores creen que la hembra se mueve de arriba a abajo de este pozo durante la incubación y por lo tanto controla la temperatura y la taza de desarrollo de los embriones. Sin embargo esta idea aún no ha sido probada.

 

“Al conocer el mecanismo descubres los límites de las respuestas de adaptación”, comentó John Christy del Smithsonian en Panamá y co-autor. “Y al conocer los límites, puedes hacer predicciones sobre cómo los cambios en la temperatura - que se prevé que aumenten en los extremos y la frecuencia con los cambios en el clima - afectarán el éxito reproductivo y, en última instancia, la persistencia de la población a través del tiempo.”

 

Por ejemplo, ¿qué sucede si las temperaturas cambian significativamente durante el ciclo reproductivo? Los investigadores descubrieron que el U. terpsichores, que no puede cambiar la tasa de desarrollo una vez que comienza la incubación, corre un mayor riesgo de mala coordinación de liberación de las larvas en comparación con el U. deichmanni. Por otro lado, si los eventos de surgencia de aguas frías prolongados están en las cartas para el cambio climático, “el U. terpsichores debería ser capaz de adaptarse, pero incluso si las hembras de U. deichmanni regulan la temperatura a manera de comportamiento, los límites de su capacidad de termorregulación pueden ser superados,” concluyen.