Ciencia Rep. Dominicana , Santo Domingo, Viernes, 23 de noviembre de 2012 a las 09:10

Investigan el hábitat del zorzal de Bicknell, que llega al país en esta época procedente de Norteamérica

Prefiere los bosques húmedos de montaña, los cuales están bajo grave peligro: sólo queda el 20 por ciento de su extensión original en la República Dominicana

INTEC/DICYT El zorzal de Bicknell, un ave cantora considerada una de las especies migratorias más amenazadas de Norteamérica, recorre 1.500 kilómetros para llegar a República Dominicana desde el este de los Estados Unidos y Canadá. Se estima que nuestra isla refugia al 90 por ciento de esta población migratoria que viaja desde las montañas de Nueva York, Maine, New Hampshire, Vermont y el sureste de Canadá para pasar el invierno en nuestra isla.


Una vez en La Española, prefiere los bosques húmedos de montaña, los cuales están bajo grave peligro: sólo queda el 20 por ciento de su extensión original en la República Dominicana y menos del uno por ciento en Haití. Estos bosques, que además refugian muchas especies endémicas, posiblemente constituyen el ecosistema más amenazado de la isla, a pesar de que su preservación es clave para nuestras aves migratorias y residentes a largo plazo.

Recientemente, Grupo Jaragua e INTEC han empezado a trabajar en la conservación del hábitat del Zorzal de Bicknell en República Dominicana, específicamente en la vertiente sur de la Sierra de Bahoruco. Este proyecto recibió el apoyo del Fondo de Conservación del Hábitat del Zorzal de Bicknell, establecido en 2007 con la participación de distintas instituciones de Estados Unidos, incluyendo: el Área de Esquí de Whiteface Mountain, el Adirondack Nature Conservancy, el Consejo de las Montañas Adirondack, el Centro para Ecoestudios de Vermont y la Sociedad para la Conservación de Vida Silvestre. La meta de este Fondo es proteger el hábitat invernal de esta especie en el Caribe.