Ciencia España León, León, Miércoles, 28 de septiembre de 2011 a las 15:43

Investigan las causas del exceso de mortalidad por cáncer gástrico en Castilla y León

El número de fallecimientos anuales por esta patología en la comunidad es muy superior a la media española

Rubén Arranz/DICYT La causa de que la incidencia y la mortalidad por cáncer gástrico sean mucho mayores en Castilla y León que en el resto de España es un misterio. Desde hace cuatro décadas, esta enfermedad acaba con la vida de 100 personas cada año en la Comunidad. Científicos asociados al proyecto MCC-Spain investigan qué factores predisponen a la población a padecer este tumor, que también cuenta con una elevada incidencia en una zona marítima de Galicia. Desde mañana y hasta el próximo viernes, se reúnen en León alrededor de 50 investigadores relacionados con este proyecto, que a través de los datos recopilados en 16 centros investigadores y 19 hospitales de 10 comunidades autónomas, intenta discernir en qué medida influyen los factores medioambientales en el desarrollo de los tumores más frecuentes en España.

 

La influencia de los factores ambientales en el desarrollo de este tipo de cáncer es un hecho, dado que afecta tanto a hombres como mujeres. En concreto, un varón con antecedentes familiares de primer grado en esta patología tiene el doble de posibilidades de sufrir esta enfermedad a lo largo de su vida que alguien que no los tenga, mientras que una mujer, seis veces más, ha explicado Vicente Martín, miebro del Instituto de Biomedicina (Ibiomed) y profesor del Departamento de Ciencias Biomédicas de la Universidad de León e investigador principal del nodo de León en el proyecto MCC-Spain.

 

Una vez avance el estudio y se confirme este fenómeno, se dará información a los médicos que tratan estos pacientes para que, en el caso de una mujer con antecedentes familiares de cáncer gástrico acuda a una consulta con síntomas relacionados con esa enfermedad, el sanitario cambie su forma de trabajar y "sea más agresivo" ante la posibilidad de que esa persona pueda haber desarrollado un tumor.

 

En España, se diagnostican al año más de 160.000 casos de cáncer, una enfermedad que supone el 26 por ciento de todas las muertes. Un hombre de cada dos y una mujer de cada tres padecerá un cáncer a lo largo de su vida; y un hombre de cada tres y una mujer de cada cuatro fallecerá por esta enfermedad, ha expuesto.

 

Cinco cánceres frecuentes

 

Los grupos de investigación que participan en este proyecto estudian la influencia de los factores ambientales en los cánceres de mama, de colon y de recto, de próstata y de estómago, además de en la leucemia linfocítica crónica. Su funcionamiento es en red, de modo que "cada uno ayuda al otro, pero no todos trabajan sobre lo mismo". En el caso del tumor gástrico, mientras unos se pueden centran en la influencia de un determinado tipo de infecciones en el desarrollo de la enfermedad, otros quizá lo hagan en los efectos perjudiciales de los nitratos, ha ejemplificado en una rueda de prensa.

 

Cuál es la asociación entre los contaminantes del agua y el riesgo de cáncer colorrectal o de estómago, qué compuestos químicos predisponen a sufrir cáncer de mama, es cierta la existencia de contaminantes hasta ahora desconocidos en el agua, la comida o el aire que puedan causar cáncer de próstata; o si los genes y sus variaciones en cada individuo pueden modificar el riesgo de padecer un tumor son algunas de las preguntas que se tratan de responder en este proyecto, surgido bajo mandato del Gobierno de España en 2007.

 

Una vez confirmado que una persona padece cáncer, se le entrevista para conocer sus características. "A partir de ahí lo que buscamos es personas lo más parecidas posibles a los casos, pero que no tengan cáncer. ¿Esto que nos permite ver? En qué se diferencian. ¿Por qué unas personas que viven en el mismo barrio, tienen la misma edad, el mismo sexo unos desarrollan cáncer y otros no?", ha apuntado.

 

El objetivo inicial del plan es realizar 3.000 controles y estudiar 7.000 casos, para así disponer datos de 10.000 ciudadanos, una cifra significativa que, incluso, les podría llevar a identificar factores ambientales pequeños que también están relacionados con el cáncer. A 19 de septiembre, los investigadores habían efectuado 3.110 controles y recogido 5.323 casos. A finales de año concluirá la fase de captación y se iniciará la de análisis de resultados.

 

 

Financiación del proyecto               

El Consejo de Ministros aprobó en octubre de 2007 una encomienda gubernativa a los Centros de investigación Biomédica en Red en Epidemiología y Salud Pública (Ciberesp) para investigar el cáncer, con una dotación inicial de 635.000 euros. A esta financiación inicial se han sumado diversas fuentes, tanto en proyectos de investigación competitivos nacionales (FIS) como de las diferentes autonomías y municipios. Entre todas las vías, el plan cuenta con una dotación económica para el trienio 2009-2011 de 450.000 euros, además de con 513.995 de dos ayudas de proyectos FIS.