Ciencia Chile , Chile, Miércoles, 13 de junio de 2018 a las 17:03

La Antártida sufre una gran pérdida de hielo en 25 años

Una investigación internacional publicada en 'Nature' analiza datos recogidos por satélite entre 1992 y 2017

JPA/DICYT La capa de hielo de la Antártida perdió unos tres billones de toneladas de hielo entre 1992 y 2017, según un análisis publicado en la revista Nature. Esta cifra corresponde a un aumento medio del nivel del mar de aproximadamente 8 milímetros.

 

Las capas de hielo de la Antártida, que contienen suficiente agua para elevar el nivel del mar a nivel mundial en 58 metros, son un indicador clave del cambio climático e influyen directamente en el posible aumento del nivel del mar. Los investigadores consideran muy importante comprender el balance de la capa de hielo, es decir, el resultado neto de las ganancias y las pérdidas, para poder estimar los posibles cambios futuros en la capa de hielo. Por eso, desde 1989 se han realizado más de 150 cálculos de la pérdida de masa de hielo de la Antártida.

 

Ahora, el equipo de científicos conocido como Ice sheet Mass Balance Inter-comparison Exercise (IMBIE) analizó 24 estimaciones independientes basadas en la observación por satélite del balance de la capa de hielo determinado durante el período 1992-2017, que combinaron con otros datos sobre la masa superficial.

 

Los resultados muestran que durante este período el derretimiento provocado por los océanos llevó a triplicar las tasas de pérdida de hielo de la Antártida occidental, de 53.000 millones a 159.000 millones de toneladas por año.

 

La tasa de pérdida de hielo de la Península Antártica aumentó de aproximadamente 7.000 millones a 33.000 millones de toneladas por año como resultado del colapso de la plataforma de hielo.

 

Sin embargo, el balance de masas de la Antártida oriental sigue siendo muy incierto. Los autores señalan que aún son posibles más mejoras en la evaluación del balance de masas de la capa de hielo. Por ejemplo, la reevaluación de las mediciones satelitales obtenidas en la década de 1990 podría ayudar y las observaciones continuas por satélite siguen siendo esenciales.


En el estudio participan científicos de Chile, España, Portugal, Australia, Austria, Canadá, Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Nueva Zelanda, Noruega, Corea del Sur, Reino Unido y Estados Unidos. Este trabajo es parte de una colección especial de artículos que publica Nature hoy y que explora diversos aspectos del pasado, presente y futuro posible de la Antártida. Estos trabajos incluyen nuestra comprensión actual de las ciencias naturales en la Antártida y sus alrededores, y revela nuestros impactos en ella.