Ciencia Brasil , Brasil, Viernes, 02 de marzo de 2018 a las 15:06

La combinación de diferentes pruebas es necesaria para detectar todos los casos de esquistosomiasis

El método estándar que se aplica actualmente, denominado Kato-Katz, pierde sensibilidad cuando el individuo presenta una carga parasitaria baja

CGP/DICYT Un equipo formado por investigadores de diferentes instituciones brasileñas ha evidenciado que es necesaria la combinación de diferentes pruebas diagnósticas para detectar los casos de esquistosomiasis que presentan una carga parasitaria baja.


La esquistosomiasis es una de las enfermedades parasitarias más prevalentes en todo el mundo, ya que afecta a más de 240 millones de personas. Está originada por el gusano ‘Schistosoma mansoni’, presente en aguas infectadas y es prevalente en las regiones tropicales y subtropicales, especialmente en las comunidades sin acceso a agua potable segura ni a un saneamiento adecuado, según los datos de la OMS.


Para su detección, esta organización recomienda el uso de una técnica llamada Kato-Katz, que localiza huevos del parásito en muestras de heces. No obstante, este método pierde sensibilidad cuando la carga parasitaria es baja, de modo que en ocasiones algunas personas infectadas no terminan siendo diagnosticadas.


Con el fin de analizar la eficacia de otras pruebas, los investigadores encabezados por Stefan Geiger, de la Universidad Federal de Minas Gerais, aplicaron cuatro técnicas diferentes a 254 individuos en un área de prevalencia moderada del norte de esta localidad brasileña. Concretamente, emplearon la técnica estándar Kato-Katz, una modificación del método Helmintex, que aísla huevos en una muestra de 30 gramos de heces usando perlas magnéticas;,un gradiente salino, que limpia 500 milgramos de heces para detectar huevos, y una prueba rápida de orina (POC-CCA) que detecta una proteína secretada principalmente por gusanos adultos de ‘S. mansoni’.


Cuando se utilizaron pruebas adicionales junto con el método de Kato-Katz, la prevalencia estimada de esquistosomiasis en la población aumentó 2’3 veces, del 20’4 al 45’9 por ciento. “Todos los métodos detectaron fácilmente las infecciones altas y/o moderadas, sin embargo, todos perdieron sensibilidad en el caso de infecciones de baja o muy baja intensidad”, precisan los investigadores. No obstante, el método Helmintex (84 por ciento) fue el que obtuvo una mayor sensibilidad.


El equipo apunta que “el método recomendado de Kato-Katz subestimó en gran medida la prevalencia de la infección por S. mansoni” y añade que, dado que el mejor rendimiento se logró con una modificación del método de Helmintex, “esta técnica podría servir como un estándar de referencia más preciso”, aunque no como un método de cribado “a gran escala”.


Estos resultados son importantes ya que, en algunos países como Brasil, los programas de control han contribuido a una reducción significativa en la prevalencia y en la carga parasitaria de las poblaciones endémicas, y estos hallazgos podrían ayudar a mejorarlos.


Además de la Universidad Federal de Minas Gerais, han participado en el estudio la Pontificia Universidad Católica de Rio Grande do Sul, la Fundação Oswaldo Cruz y el Instituto Evandro Chagas.

 

 

 

 

Referencia bibliográfica
Oliveira WJ, Magalhães FdC, Elias AMS, de Castro VN, Favero V, Lindholz CG, et al. (2018) Evaluation of diagnostic methods for the detection of intestinal schistosomiasis in endemic areas with low parasite loads: Saline gradient, Helmintex, Kato-Katz and rapid urine test. PLoS Negl Trop Dis 12(2): e0006232. https://doi.org/10.1371/journal.pntd.0006232