Ciencia España Villamayor , Salamanca, Miércoles, 02 de julio de 2008 a las 18:30

La degradación del hábitat y las especies introducidas amenazan a casi todos los peces autóctonos de ríos españoles

Una de cada tres especies de peces de los ríos ibéricos son exóticas, según ha explicado hoy en Villamayor (Salamanca) Benigno Elvira

JPA/DICYT La degradación del hábitat y las especies introducidas amenazan a casi todos los peces autóctonos de los ríos españoles. Así lo ha asegurado el experto en ictofauna ibérica Benigno Elvira, de la Universidad Complutense de Madrid, que ha participado hoy en el curso de verano sobre conservación de ríos y riberas que ofrece la Universidad de Salamanca en la localidad salmantina de Villamayor. En la actualidad, una de cada tres especies de peces son exóticas, según los datos de este científico.

 

"En España tenemos una fauna de peces fluviales muy valiosa, con una gran cantidad de especies que son autóctonas de la Península Ibérica, pero tenemos muchísimos problemas en los ríos por contaminación, fragmentación por obras o regulación", ha señalado el especialista en declaraciones a DiCYT. "Muchas especies se encuentran en grave peligro de extinción y están catalogadas en libros rojos como amenazadas, en peligro de extinción o, al menos, vulnerables", agrega. Algunas de ellas ya se encuentran clasificadas como protegidas por las administraciones competentes. "Tenemos una fauna propia y valiosa, a veces es propia sólo de una cuenca hidrográfica, por ejemplo, los bardos viven en el Duero y en el Tajo, pero la especie que habita en el Guadiana o en el Ebro es distinta", apunta.

 

En su opinión, están amenazadas casi todas las especies, puesto que "en el último libro rojo del Ministerio de Medio Ambiente sólo cinco tipos de peces estaban libres de todos los grados de amenaza, pero hay más de cuarenta", ha advertido. Esta situación no es exclusiva de España, ya que "los problemas son globales y se centran en la degradación del hábitat y la introducción de especies". En este sentido, están registradas unas 25 especies exóticas, es decir, una de cada tres de las que existen. "En algunas zonas se pueden encontrar carpas de Europa Oriental, peces soles americanos o alburnos centroeuropeos, pero con dificultad encontraremos bardos o bermejuelas en el Duero", señala.

 

Conservación

 

Las alternativas de conservación son difíciles, una de ellas es la restauración de caudales y la recuperación de ríos y riberas. Sin embargo, "la fragmentación del hábitat es otro grave problema, puesto que somos líderes mundiales en el número de presas por habitante. Los pasos para peces no solucionan el problema, porque el embalse de Almendra tiene 200 metros de coronación y difícilmente se puede salvar", explica. Además, en muchos lugares es difícil mantener el llamado caudal ecológico por falta de agua en los ríos, poniendo como ejemplo en Salamanca el Huebra o el Yeltes, que en su opinión "no cumplen con la definición de ríos porque no mantienen siempre un caudal de agua continuo. Asimismo, "erradicar las especies exóticas en un medio como el acuático es muy complicado". En definitiva, "tenemos una riqueza grande, muchas amenazas y mucho trabajo por hacer", resume Benigno Elvira.