Science Spain Ávila, Tuesday, September 22 of 2009, 16:52

La FAO concluye un trabajo sobre el potencial de producción de dendroenergía en Castilla y León

Los resultados preliminares de la organización de Naciones Unidas destacan la capacidad forestal de la comunidad autónoma

AMR/OEI-AECID/DICYT La Organización para la Agricultura y la Alimentación (conocida como FAO, por sus siglas en inglés), ha concluido un trabajo para conocer el consumo, las potencialidades y para poder establecer un plan de biomasa en Castilla y León. El análisis, realizado a lo largo de dos años, ha estado realizado con la herramienta Wisdom, una plataforma que integra un sistema de información geográfica (GIS) para visualizar los puntos de consumo y producción de diferentes biocombustibles. En próximas fechas, los resultados serán públicos, anunció el responsable de la Oficina Superior Forestal de la FAO hoy en Ávila.

 

El argentino Miguel Trossero, que pertenece al Departamento Forestal de la organización de Naciones Unidas, avanzó a DiCYT que los resultados preeliminares destacan "el gran potencial forestal de Castilla y León para la producción de dendroenergía". Este concepto alude al tipo de bioenergía basado en biomasa sólida que tiene como origen la leña o la celulosa. La dendroenergía, según explica este experto, "ya se encuentra presente en el consumo energético general y supone entre el tres y cuatro por ciento". En el caso de Castilla y León, las fuentes de aprovechamiento (esto es, montes y cultivos de bosques), puede elevar la producción de energía.

 

El estudio, realizado con la herramienta denominada Wisdom (Woodfuels Integrated Supply/Demand Overview Mapping o en castellano Sistema de Información Geográfica sobre Oferta y Demanda Integrada de Biomasa Combustible), también se ha puesto en marcha en otras zonas como Eslovenia, México y una región del Este de África. El informe permitirá conocer la demanda y oferta de este biocombustible en dos niveles diferentes: municipal y provincial, a través de baremar la accesibilidad a los recusos y de potencionalidades de la producción. A nivel provincial se ha abordado una zonificación de recursos de biomasa forestal en términos de su oferta en el monte y de la demanda actual en la sociedad. Este análisis derivará en una valiosa información para la toma de decisiones en un futuro Plan Regional de la Bioenergía de Castilla y León.

 

"Tenemos en cuenta que la producción de energía a través de biomasa sólida es más compleja que la de las placas fotovoltaicas. Aquí no se realiza una instalación en un punto determinado y se produce energía, sino que se requiere un traslado del material a través de maquinaria que utiliza combustibles fósiles y un lugar para la conversión en energía. Todo ello puede producir deforestación y degradado en el entorno, por esto es necesaria una herramienta de planificación acorde", explica Trossero.

 

Más empleo

 

El especialista considera que la dendroenergía puede generar "hasta cuatro y cinco veces más empleo" que las fuentes de energía tradicionales y pone como ejemplos a Brasil, Dinamarca, Finlandia y Suecia, "donde se produce energía con fuentes lignosocelulosas y con políticas medioambientales coherentes". Trossero, que visita Ávila con motivo de la celebración del quinto Congreso Forestal Español y para dar a conocer a la Junta de Castilla y León los últimos avances del uso de la herramienta Wisdom, disocia la dendroenergía de la bioenergía, ya que este último concepto implica a toda la energía que se usa para fines energéticos, como el biogás o el bioetanol, y no sólo el procedente de fuentes sólidas.

 

El especialista consider que el despegue en el uso y producción de energía de origen vegetal está siendo más lento porque "las fuentes están muy focalizadas" y estima que España cuenta con políticas bioenergéticas y dendroenergéticas "muy claras". "Hay un marco legal del que a partir de él se pueden desarrollar leyes que incentiven el consumo y la producción de este tipo de fuentes a corto, medio y largo plazo", afirmó, aunque "faltan cuestiones que deberían reforzarse". Además, el actual contexto económico puede favorecer el uso de las nuevas energías. Como ejemplo puso la convulsión actual en el mercado automovilístico: "Cada vez se están fabricando más automóviles híbridos y eléctricos, que requerirán a su vez más electricidad de la que producimos".