Ciencia Ecuador , Zamora Chinchipe, Jueves, 09 de septiembre de 2010 a las 19:01

La importancia de las colecciones en la investigación del cacao fino de aroma en Ecuador

Estos esfuerzos son necesarios para impulsar el desarrollo del cacao en los ámbitos de la productividad, producción, calidad e institucionalidad, según el INIAP

INIAP/DICYT Una de las mayores contribuciones que ha realizado el Instituto Nacional Autónomo de Investigaciones Agropecuarias (Iniap) al cultivo del cacao en el Ecuador es el establecimiento de la Colección de Cacao Nacional Fino y de Aroma, ubicada en la Estación Experimental Tropical Pichilingue que se constituye “en un tesoro nacional invaluable”, asegura Julio César Delgado, director General del INIAP al referirse a las investigaciones que se llevan a cabo en este cultivo.

 

Otra colección que ha establecido el instituto es la que se conserva en la Amazonía donde se encuentran materiales nativos de esa región y que han sido colectados desde el año 1949. La primera expedición a esta región, fue realizada con personal e investigadores que colaboraron con el INIAP, en aquellos tiempos, señaló Delgado.


Desde esa época se han hecho alrededor de 14 expediciones; en este momento se está haciendo una nueva expedición de recolección en la zona de Zamora Chinchipe. Al parecer, hemos encontrado, de acuerdo con estudios nuevos que se han realizado utilizando tecnología nueva como son los marcadores moleculares, la presencia de árboles que tiene muchísima relación con los cacaos de tipo nacional que existían en las provincias de los Ríos, Manabí, Esmeraldas y en el Oro; muchos de estos materiales ya desaparecieron por los cambios de cultivo, por lo que ya no se van a encontrar esos árboles pero están conservados en la colección ex situ que tiene la Estación Experimental Pichilingue.

 

La recolección que el Iniap está realizando en Zamora Chinchipe redundará en el enriquecimiento de la colección de cacao. Estos esfuerzos son necesarios para impulsar el desarrollo del cacao en los ámbitos de la productividad, producción, calidad e institucionalidad, para que el país pueda mejorar su posicionamiento y así aprovechar las múltiples oportunidades comerciales que están surgiendo en el mercado de los cacaos finos, especiales. Este es un nicho donde la demanda crece a tasas más altas que en el mercado del cacao ordinario.