Science Spain Salamanca, Wednesday, July 04 of 2007, 18:19

La modificación genética de semillas se orienta hacia la calidad alimentaria y la viabilidad de las plantas

Los científicos europeos realizan más investigación básica, mientras que los americanos la aplican a cultivos reales

JPA/DICYT La modificación genética de las semillas busca mejorar la calidad de los productos alimenticios derivados de las mismas, a la vez que la viabilidad de las plantas, según se ha puesto de manifiesto en el Workshop on Molecular Aspects od Seed Dormancy and Germination, encuentro sobre dormición y germinación de semillas celebrado durante los tres últimos días en Salamanca. Un encuentro donde también se ha puesto de manifiesto la calidad de la investigación básica europea, frente al especial interés de los científicos estadounidenses en la aplicación a cultivos reales de sus hallazgos.

 

Óscar Lorenzo, investigador del Departamento de Fisiología Vegetal de la Universidad de Salamanca y uno de los organizadores de este congreso junto con Dolores Rodríguez, ha valorado estos y otros aspectos del acontecimiento en declaraciones a DICYT. "Destacaría la buena calidad de las publicaciones europeas sobre estudios básicos", habitualmente realizados con el organismo modelo denominado arabidopsis thaliana, "aunque no podemos trabajar directamente con las especies, como ocurre en América, que pueden aplicar la investigación directamente en el campo", ha señalado.

 

Señalización hormonal

 

La mayoría de los trabajos expuestos giran en torno a la señalización hormonal en plantas, es decir, a cómo sus hormonas interaccionan entre sí, en este caso, en busca de respuestas sobre distintos aspectos de germinación y dorminición, el fenómeno que la retrasa. Lorenzo destaca los progresos que las modificaciones genéticas en las semillas están dando en cuanto a "resistencia a lo que llamamos estrés, que puede ser la sequía, la salinidad o el frío", apunta. Asimismo, resalta la participación en el congreso de distintas empresas del sector que han podido conocer de primera mano qué posibilidades les ofrecen los progresos científicos.

 

En este sentido, Lorenzo considera que el futuro de este tipo de investigaciones está en productos como el arroz dorado, enriquecido con un gen que aporta una vitamina que habitualmente no está en la dieta de los consumidores asiáticos. Es decir, en modificaciones genéticas que aporten una mayor calidad alimentaria al consumidor, pero considera que también es importante para zonas como África mejorar los procesos de germinación de las semillas, de forma que los agricultores no pierdan parte de sus cosechas y las plantas sean viables.