Ciencia Ecuador , Ecuador, Lunes, 26 de abril de 2010 a las 16:53

La Pontificia Universidad Católica del Ecuador expone el trabajo adelantado con el Banco de Germoplasma

El objetivo es la conservación del material genético y la seguridad alimentaria

PUCE-SI/DICYT La Pontificia Universidad Católica del Ecuador PUCE-SI, expone en la Feria de Agroecología, realizada en el mes de abril, en Ecuador, su Proyecto “Banco de Germoplasma” En la exposición se enfatizó en la importancia de la conservación de los productos nativos de la zonap, el material genético y la seguridad alimentaria. Lograr la conservación de la agrobiodiversidad es el objetivo del primer Banco de Germoplasma del norte del país que se encuentra ubicado en la misma Universidad.
 

Técnicos e investigadores de la PUCE-SI participaron en un concurso abierto de proyectos en el 2008, organizado por la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología y obtuvieron el primer lugar de la competencia; por ello el proyecto cuenta con un fondo de 250 mil dólares. 

 

La PUCE-SI se presentó en dicha feria para dar a conocer el trabajo que se realiza, con este proyecto y para explicar a los asistentes que el Banco de Germoplasma forma parte del Instituto de Recursos Genéticos y Biotecnología, los procesos de conservación ya sea en el campo, en donde tienen colecciones de zanahoria blanca, amaranto, achira, plantas medicinales, ajíes nativos y más; en el banco de germoplasma, hay haba, maíz, frutales entre otras. Además, mostraron que, con el Banco se ayuda en el rescate de semillas que se han perdido por la falta de consumo y con alto valor nutricional.

 

El proyecto tiene alianzas estratégicas con varias instituciones como el Instituto Nacional Autónoma de Investigaciones Agropecuarias (INIAP), quienes también participaron en la exposición, entre otras entidades como: el Gobierno Provincial de Imbabura, la Red Macrena, el Ministerio de Salud, agrónomos veterinarios, entre otros.

 

El Ing. Andrés Simbaña, encargado del proyecto manifestó que actualmente trabajan en la formación de una red de agricultores conservacionistas; indicó también que en Ambuquí, Intag, y San Pablo ya trabajan con alrededor de 150 agricultores y que próximamente también se trabajará en Mira y Angochahua.

 

Docentes y estudiantes de la Escuela de Ciencias Agrícolas y Ambientales se vinculan con este proyecto para desarrollar varias investigaciones sobre conservación, adaptabilidad y diversas aplicaciones que les permitirá complementar la teoría con la práctica.