Ciencia España , Salamanca, Jueves, 09 de diciembre de 2004 a las 14:54

La Sociedad Española de Ornitología controla el paso de aves por el Azud de Riolobos

SEO certifica que la llegada de los gansos se produjo el 20 de noviembre, y la de las grullas tres días después

AVPR/DICYT La Sociedad Española de Ornitología (SEO/Birdlife) mantiene un control exhaustivo del paso de las aves por el Azud de Riolobos, una laguna artificial a medio camino entre las comarcas de Peñaranda y La Armuña creada en 1998 para mejorar los regadíos que sirve de lugar de paso para un buen número de aves. Así lo ha dado a conocer esta mañana Miguel Rouco, investigador de SEO en Salamanca, durante una charla celebrada en el salón de actos de la Facultad de Ciencias Agrarias y Ambientales. Según sus observaciones, los gansos hicieron un alto en su proceso migratorio el día 20 de noviembre en dicha laguna, y tres días después lo hicieron las grullas.


El Azud de Riolobos ocupa una superficie cercana a las 476 hectáreas y se encuentra rodeado por una gran extensión de estepa cerealista, además de pequeños bosque de pinos, chopos y encinas. Las orillas son arenosas, por lo que, y tal y como ha comentado Miguel Rouco, "impide que crezca vegetación acuática, haciendo más difícil la reproducción de algunas especies de aves. Por el contrario, el entorno del Azud de Riolobos se ha convertido en un hábitat ideal para las aves limícolas". La zona se ha convertido además en lugar de invernada para la mayoría de las anátidas habituales, incluidos los ánsares, y de reproducción para especies como las cigüeñuelas, los somormujos lavancos y algunos estérnidos.

Este es el motivo por el que la zona cobra especial relevancia para los ornitólogos en esta época del año aunque también es interesante visitarla durante la primavera (abril y mayo) y el otoño (septiembre y octubre).

Últimos recuentos

Según Miguel Rouco, "octubre puede ser considerado como el último mes de migración antes de la llegada del invierno. Los últimos limícolas (combatientes, chorlitejos grandes, correlimos comunes...) se dan cita durante este mes en el Azud. En la última observación realizada en la zona se ha detectado gran abundancia de agachadizas comunes que, aprovechando la frondosa población vegetal de las orillas producto del reciente llenado del azud, acuden a dormir en números de hasta 40 ejemplares, lo que supone un récord".

La llegada de las anátidas aún se está produciendo. Así por el momento y según Miguel Rouco, se han podido observar casi todas las especies habituales: azulones, cucharas, cercetas, rabudos, frisos, silbones, porrones comunes y moñudos, incluida una solitaria hembra de porrón pardo que se localizó el día 31 de octubre".

La llegada de los gansos, tradicional en estas fechas, tuvo lugar oficialmente, el día 20, y la de las grullas, el día 23. Un acontecimiento que este año ha dejado a los ornitólogos un ejemplar de ganso híbrido entre ánsar común y barnacla canadiense.

 

A la conferencia de Miguel Rouco le ha seguido una proyección en la que, bajo el título Nómadas del Viento, se han mostrado a los asistentes los procesos migratorios que en esta época del año se producen en todo el mundo.