Ciencia España , Burgos, Miércoles, 10 de febrero de 2016 a las 17:53

La UBU desarrollará sensores para mejorar las imágenes biomédicas

El ICCRAM contribuirá a avanzar significativamente en la resolución de imágenes médicas por ultrasonidos, como las ecografías, con el desarrollo de una nueva generación de sensores piezoeléctricos (PZT) gracias a un proyecto Marie Skłodowska-Curie

UBU/DICYT Los materiales piezoeléctricos, a nivel nanotecnológico, son tecnología clave en un amplio abanico de aplicaciones industriales (motores ultrasónicos, redes de sensores, transformadores, discos duros, teléfonos móviles, portátiles…) entre las que se encuentran las aplicaciones orientadas a una mejora significativa en la resolución de imágenes médicas por ultrasonidos. Esta aplicación es especialmente relevante para la diagnosis en casos en los que no es posible la aplicación de la radiografía, como es el diagnóstico prenatal; en este sentido, el desarrollo de esta tecnología podría permitir pruebas altamente eficientes para el diagnóstico temprano de malformaciones y otras patologías.

 

En los últimos 20 años, los dispositivos piezoeléctricos han experimentado un crecimiento exponencial, y las predicciones sitúan al sector en un volumen de mercado de 5 billones de euros en el año 2017. Europa representa la región más importante del sector, copando un 28'10% del mercado global, con 956 millones de euros en 2013.

 

Con este nuevo proyecto europeo Marie Sklodowska-Curie, el ICCRAM (Centro de investigación internacional en materias primas críticas para tecnologías industriales avanzadas) pretende contribuir a avanzar en la resolución de la imágenes biomédicas por ultrasonidos. En los dos años de duración de las investigaciones se abordarán las principales barreras para la comercialización de sensores cerámicos piezoeléctricos para su aplicación como sensores ultrasónicos, como son la estabilidad mecánica de los dispositivos, humectabilidad y su rendimiento eléctrico.

 

El proyecto coordinado por ICCRAM y tutelado por su director, Santiago Cuesta, incorporará un investigador excelente, Sebastiano Garroni, actualmente en la Universidad de Sassari (Italia), que comenzará su actividad a mediados de este año en ICCRAM para desarrollar esta nueva línea de investigación, que supone un salto cualitativo en el mundo de la imagen biomédica ultrasónica y la diagnosis. Este proyecto cuenta con una dotación de 170.121,60 euros.

 

El ICCRAM jugará un papel clave en el proyecto para facilitar la ruta a la comercialización del nuevo dispositivo programado, gracias al sendero intrínseco de innovación que oferta el Centro con sus más de 23 empresas y 4 clusters industriales en su panel industrial. Su director, Santiago Cuesta, trabajará codo con codo con el investigador Marie Curie, para lograr un prototipo industrial eficiente comercializable en tiempo record.

 

Sebastiano Garroni estará también implicado en la realización de actividades de comunicación a diferentes escalas, incluyendo su participación en jornadas de puertas abiertas (Open Labs), video-castings, seminarios, conferencias, colaboración con otros investigadores de la Escuela Politécnica Superior y la Facultad de Ciencias, e incluso colaboraciones con entidades sociales de la ciudad con el objetivo de acercar los últimos avances de la ciencia a la población y a la industria.

 

Marie Skłodowska-Curie – Individual Fellowship

 

Las acciones Marie Skłodowska-Curie – Individual Fellowship están diseñadas para la atracción de talento extranjero a Centros de Investigación y Universidades europeas, favoreciendo la movilidad de los investigadores para el desarrollo de proyectos de investigación de vanguardia. Dotar a los investigadores de una gama más amplia de competencias a la vez que les ofrecen atractivas condiciones de trabajo es un aspecto fundamental de estas ayudas. En esta acción se promueve también la implicación de la industria en la investigación postdoctoral. Se trata de una de las acciones europeas más competitivas, con un porcentaje global de éxito cercano al 17% (datos de la convocatoria de 2014) y con un número creciente de participantes cada año, en la que cobra una importancia crucial tanto el perfil y currículum excelente del investigador como el curriculum y nivel científico en vanguardia del tutor, así como el prestigio del centro y su potencialidad para impulsar la carrera del investigador Marie Curie.