Ciencia Ecuador , Ecuador, Miércoles, 22 de marzo de 2017 a las 20:11

Las barreras geográficas y la altitud han dado forma a la estructura genética de la rana 'Pristimantis ornatissimus'

Investigadores de Ecuador y Estados Unidos han analizado la diversificación de esta rana en las tierras bajas y en las estribaciones andinas de Ecuador y han descubierto una nueva especie

Cristina G. Pedraz/DICYT Es conocido que las barreras geográficas y el gradiente elevacional son importantes en la diversificación de la especies y, en algunos casos, decisivas, como en el de la rana 'Pristimantis ornatissimus'. Así lo ha determinado un grupo de investigadores de Ecuador y Estados Unidos, que ha estudiado la diversificación de este anfibio en las tierras bajas y en las estribaciones andinas de Ecuador. El equipo ha comprobado que estos dos factores han dado forma a la estructura genética de esta rana y que también ha dado lugar a la especiación.


“El estudio de ‘Pristimantis ornatissimus’ nace de la observación de la fabulosa variación en la coloración del cuerpo e iris de esta especie. Considerábamos que esta variación podría ser facilitada por barreras geográficas y también guardábamos la esperanza de que, en el análisis, se descubrieran nuevas especies”, explica a DiCYT Juan Manuel Guayasamin, primer autor del trabajo, que ha sido publicado en ‘PLOS One’.


Así, el principal objetivo del estudio fue tratar de entender las razones detrás de esta gran variación de ‘P. ornatissimus’. Para ello, el equipo realizó un trabajo de campo prolongado durante varios meses que permitió establecer la magnitud de la variación en coloración, incorporar datos genéticos y, finalmente, tener un conocimiento más preciso de la evolución de esta especie.


El análisis de lo que, inicialmente, se consideraba únicamente una especie (‘P. ornatissimus’), incluyó las regiones del Chocó ecuatoriano, así como los bosques de pie de montaña aledaños. “Esta es una región con muchas particularidades geográficas, como la presencia de grandes ríos y también un gradiente elevacional muy marcado”, asegura el investigador, quien además señala que toda la zona “ha sufrido mucha fragmentación por las actividades humanas, principalmente agricultura y ganadería”.


Una nueva especie de rana


Los investigadores descubrieron y describieron una especie, a la que llamaron ‘Pristimantis ecuadorensis’ con un rango de distribución muy restringido - sólo se registró en las localidades andinas de entre, aproximadamente, unos 1.450 y 1480 metros- y amenazado por una serie de factores humanos. Por el contrario, la distribución de ‘P. ornatissimus’ se restringió a menos de 1.100 metros en la ecorregión del Chocó ecuatoriano. Los resultados indican que los patrones morfológicos y la estructura genética parecen estar relacionados con el aislamiento geográfico originado, por ejemplo, por barreras como son los ríos.


En el artículo publicado en ‘PLOS One’ han participado investigadores de diversas instituciones de Ecuador (Universidad San Francisco de Quito, Universidad Tecnológica Indoamericana, el centro Jambatu de Investigación y Conservación de Anfibios de la Fundación Otonga, Reserva de Biodiversidad Mashpi) y Estados Unidos (Universidad de Kansas, Universidad George Washington y Universidad Estatal de Colorado). Estas entidades trabajan conjuntamente en taxonomía y biología evolutiva desde hace 15 años.

 

 

 

Referencia bibliográfica:
Guayasamin, J.M., Hutter, C.R., Tapia, E.E., Culebras, J., Peñafiel, N., Pyron, R.A, et al. (2017). “Diversification of the rainfrog Pristimantis ornatissimus in the lowlands and Andean foothills of Ecuador”. PLoS ONE 12(3): e0172615. doi:10.1371/journal.pone.0172615