Ciencia Paraguay , Paraguay, Viernes, 11 de mayo de 2018 a las 11:35

Las hormigas cortadoras de hojas son originarias de América del Sur

Así lo apunta un estudio genético desarrollado por investigadores de Estados Unidos y Brasil. Estas hormigas se alimentan de un hongo que ellas mismas cultivan y forman organizadas y complejas colonias

CGP/DICYT Las hormigas cortadoras se encuentran solo en las Américas. Se conocen más de 40 especies que se extienden desde Argentina hasta el sur de los Estados Unidos, y tienen un papel ecológico dominante en cualquier bosque o pastizal en el que habitan.


Al igual que los humanos, estas hormigas cultivan. Y también como los humanos, la agricultura les permite producir alimentos suficientes para sostener a millones de individuos que desarrollan trabajos especializados. Pero mientras los humanos inventaron la agricultura en los albores de la civilización hace unos 10.000 años, las hormigas cortadoras de hojas comenzaron a cultivar enormes huertos de hongos subterráneos hace más de 10 millones de años.


En un estudio publicado esta semana en la revista ‘Molecular Ecology’, biólogos de la Universidad de Rice, la Universidad de Texas en Austin (UT Austin) y la Universidad Estatal de São Paulo analizaron datos genéticos de muestras recogidas en hormigueros de cortadoras en todo el sur, centro y norte de América y concluyeron que estas hormigas son originarias de América del Sur y deben su éxito a algo más que a la elección de sus cultivos.


"Nuestros hallazgos sugieren que varias de las cosas que creíamos saber sobre las hormigas cortadoras de hojas no son ciertas", explica Scott Solomon, biólogo evolutivo de la Universidad de Rice, en información recogida por DiCYT.


La investigación, dirigida por el coautor Ulrich Mueller, comenzó hace 20 años como una colaboración entre laboratorios brasileños y texanos, y se ha convertido en un gran proyecto con 22 laboratorios involucrados, estudiando hormigas cortadoras de hojas en 17 países. "Debido a este esfuerzo internacional, ahora tenemos un conocimiento exhaustivo de la ecología y la evolución de los cortadores de hojas", señala Mueller.


Aunque no son las únicas hormigas que producen hongos, la hormiga cortadora es la única que utiliza hojas recién cortadas como sustrato para cultivarlos. El hecho de usar hojas “vivas” supone un gran salto evolutivo. “Usar hojas frescas te da acceso a mucha más comida. Si puedes cultivar en cualquier hoja que crezca, no hay límites", destaca Solomon.


Así, en comparación con otras hormigas que cultivan hongos, las colonias de cortadoras de hojas son enormes. "Tienen millones de individuos. Algunas colonias de cortadoras de hojas son tan grandes que aparecen en las fotos tomadas por los satélites espaciales", asegura el científico. Estas hormigas desempeñan distintas tareas especializadas, como criar a los individuos jóvenes, eliminar malezas o erradicar enfermedades, lo que las convierte en una de las sociedades animales más organizadas y complejas que se conocen.


Una evolución paralela


En su estudio, el equipo analizó los genes de los hongos presentes en cientos de colonias de cortadoras a lo largo de las Américas, y encontraron que “no es el cultivo lo que las hace especiales”. "Encontramos que las hormigas cortadoras de hojas y sus hongos han evolucionado conjuntamente, y aunque eso no es una sorpresa, la evidencia sugiere que esta co-evolución ocurrió de una manera más compleja de lo que se creía anteriormente”, subraya Mueller.


Por ejemplo, encontraron que el tipo de hongo que durante mucho tiempo se pensó que era exclusivo de las cortadoras de hojas puede ser cultivado por otras hormigas en material vegetal muerto. "La pregunta es qué le da a este hongo la capacidad de digerir las hojas recién cortadas. No es algo inherente al hongo, parece que es algo relacionado con la forma en que las hormigas cortadoras de hojas lo están cultivando", sugieren.


Una de las mayores particularidades de este estudio es el recorrido del muestreo, desde Texas hasta Argentina. “Pudimos demostrar que la mayor diversidad genética se encuentra en América del Sur, y, por lo general, donde hay mayor diversidad genética es donde se origina un grupo. Esto es así en los humanos, y generalmente también cierto en otras especies, lo que nos lleva a creer que las cortadoras de hojas se originaron en las praderas de Sudamérica”, concluye Solomon.

 

 

 

Referencia bibliográfica
Ulrich G. Mueller, Melissa R. Kardish, Heather D. Ishak, April M. Wright, Scott E. Solomon, Sofia M. Bruschi, Alexis L. Carlson, Maurício Bacci Jr (2018). “Phylogenetic patterns of ant–fungus associations indicate that farming strategies, not only a superior fungal cultivar, explain the ecological success of leafcutter ants”. Molecular Ecology https://doi.org/10.1111/mec.14588