Ciencia Costa Rica , Limón, Martes, 17 de noviembre de 2009 a las 14:06

Las microcuencas urbanas necesitan restauración

La Escuela de Ciencias Geográficas de la Universidad de Heredia pretende la rehabilitación del ecosistema ribereño de la zona de protección del río Pirro

UNA/DICYT Coodinada por la académica Marilyn Romero, de la Escuela de Ciencias Geográficas, una propuesta participativa de restauración y rehabilitación del ecosistema ribereño de la zona de protección del río Pirro busca reducir problemas ambientales de esta microcuenca, que recorre los cantones de San Rafael, San Pablo y Heredia, y por lo tanto debe ser tomada en cuenta dentro de tres planes reguladores distintos. De acuerdo con la académica, el 70 por ciento del territorio está urbanizado, 18 por ciento se dedica al cultivo del café, 6 por ciento a pastos y 6 por ciento a bosque. En esta zona no hay nacientes peros sí una gran cantidad de manantiales.

 

“Uno de los principales problemas es la contaminación del recurso hídrico debido a los vertidos líquidos domiciliarios y comerciales, y la contaminación por materia fecal, Heredia cuenta con una red de cloacas pero se desconoce por ejemplo, el manejo final del desecho”, indicó Romero.

 

Otros elementos que contribuyen a la problemática ambiental, son la deforestación, no hay bosque, solo pequeñas partes de vegetación a los largo del cauce; malos olores, principalmente en la época seca; invasión de la zona de protección de los ríos y quebradas y afectación de la dinámica fluvial del río.

 

Según Romero, esta es una zona que en todos los planos está catalogada como zona urbana de alta densidad, sin embargo, no se cumple los 10 metros de protección a lo largo del cauce. La académica destaca que la medida más urgente, es el ordenamiento territorial, “se deben hacer planes reguladores que respetan los 10 metros de protección, si hay que reubicar habitantes, se deben hacer los estudios para hacerlo paulatinamente”.

 

Un programa de educación ambiental enfocado al manejo de desechos sólidos, un mejoramiento en el diseño del alcantarillado, la estabilización de taludes en algunos sitios y un programa de reforestación con especies adecuadas para la zona, podrían ser las características determinantes de un plan de restauración y rehabilitación.

 

De acuerdo con Viviana Solano, de la Empresa de Servicios Pública de Heredia (ESPH), los siguientes son los elementos que, son necesarios para el manejo de las cuencas urbanas: planificación urbana con enfoque de cuenca, datos reales de la capacidad de carga de las cuencas, mayor regulación en los permisos urbanísticos y aplicación de legislación ambiental y urbana, menor injerencia política en las decisiones técnicas, adoptar e implementar tecnologías limpias, sistemas de tratamiento de aguas residuales, y enfoque preventivo para atención de desastres naturales.