Ciencia España , León, Lunes, 22 de noviembre de 2004 a las 18:55

León es la segunda provincia en incorporar el sistema que utiliza la tecnología GPS para optimizar el transporte público

El modelo ya se utiliza en Ávila, y próximamente será adaptado a algunas zonas de Segovia, Palencia, Zamora y Salamanca

BGA/DICYT El proyecto Transporte a la Demanda comienza mañana a funcionar en la provincia de León, concretamente en las rutas Riaño-Caín y Riaño-Ribota. Este nuevo sistema de regulación del transporte público implantado por la Junta de Castilla y León, que se basa en la tecnología de envío y recepción de datos GPS, permite a los responsables de los viajes organizar y optimizar los trayectos de autobuses y taxis en zonas rurales mediante un sistema de reservas. Gracias a este nuevo servicio, los conductores tienen conocimiento exacto del número de usuarios que van a encontrar en cada punto de la ruta, lo que permite adecuar el servicio y modificar las necesidades del mismo.

Este servicio pretende optimizar los recursos del transporte público en las zonas rurales a través del empleo de nuevas tecnologías, de modo que los viajes se realicen cuando haya una petición previa y no se realicen rutas en las que no existe demanda. Se trata de una experiencia pionera que ya funciona en la provincia de Ávila desde el pasado mes de mayo, y que será implantada progresivamente en las diferentes provincias. Así, está previsto que en las próximas semanas se realice la instalación tecnológica necesaria para su puesta en marcha en la zona de Alcañices y Sanabria en Zamora, así como en Cuéllar (Segovia); Cervera de Pisuerga en Palencia y La Alberca en Salamanca.

Tecnología similar a la de los móviles 

Para conseguir que esta fórmula funcione ha sido necesario emplear las nuevas tecnologías de la comunicación que permiten tener un control simultáneo tanto de la demanda como de la oferta. Para ello, la empresa GMV Sistemas ubicada en el Parque Tecnológico de Boecillo, en Valladolid, ha desarrollado un sistema que comunica al medio de transporte con una central de reservas a la que se tiene acceso en estos momentos por vía telefónica, pero que está previsto que en el futuro se pueda hacer desde las propias terminales situadas en las paradas o a través de Internet.

El sistema incluye, según los datos facilitados por Alfredo Martín, Jefe de la División de Transporte y Logística de GMV Sistemas, la Central de Control del Centro Virtual de Transporte a la demanda (CVTD), que permite la recogida de reservas, el control de los viajes a la demanda emitidos en función de las reservas y la gestión de las comunicaciones entre los vehículos, la central y las terminales de las paradas.

Además, cada uno de los vehículos encargados de realizar los recorridos está dotado con un equipo que consiste en una terminal dotada con GPS, de modo que se puede controlar en qué lugar se encuentra cada vehículo. Esta terminal también tiene una consola en la que se reciben los datos on line, a través de una tecnología igual a la empleada por los teléfonos móviles (GSM-GPRS), que permite actualizar los datos de reservas e incidencias del viaje.

Asimismo existen terminales de información en cada una de las rutas que permiten al usuario conocer la posición exacta de los vehículos y las plazas libres de que dispone, y en las que está previsto que el futuro se puedan realizar reservas. Esto facilita los tiempos de espera y ayuda a gestionar las plazas.

Según indicó a DICYT Alfredo Martín, hasta el momento las reservas se han hecho en su totalidad a través del teléfono, pero está previsto que en el futuro se habiliten nuevas vías, “la posibilidad de hacerlo por Internet se descartó porque la población rural era en su mayoría de avanzada edad y poco familiarizados con la red, además de que no tenían puntos de acceso próximos”, explica. En este sentido, señaló que GMV Sistemas está trabajando para que los conductores de los vehículos que cubren las rutas puedan recibir en sus móviles, de manera simultánea, las reservas que se realizan, de modo que no tengan necesidad de tener conectada la pantalla de su vehículo para conocer las demandas.

 

Castilla y León se caracteriza por su amplia extensión y dispersión de la población en el medio rural que en los últimos años, además, ha ido perdiendo habitantes. Esto hace que el mantenimiento de servicios como las líneas de transporte público hayan tenido que cambiar su filosofía de trabajo para adaptarse a las necesidades. Con este objeto surge el proyecto Transporte a la Demanda, puesto en marcha por la Consejería de Fomento, que pretende optimizar el uso de los servicios de transporte acudiendo sólo a aquellos lugares donde se haya realizado una demanda previa.

Disponibilidad de plazas
Estas rutas tienen unos horarios predefinidos y unas líneas que se realizan determinados días. Sin embargo, el sistema de control de reservas ofrece la posibilidad de conocer la demanda con antelación, de modo que se puede saber si hará falta incrementar los servicios, o bien, si es necesario, derivar a alguno de los pasajeros a otro viaje que se realice en la misma ruta pero a otra hora. Esto permitirá que los viajeros no tengan que esperar inútilmente para hacer un viaje y asegurará la plaza para los que la hayan reservado. Existe, no obstante, la posibilidad de que haya viajeros en las paradas que no hayan hecho su reserva previamente, en cuyo caso el conductor podrá consultar a través de su pantalla y el sistema GSM-GPRS, si tiene plazas libres o si van a ser ocupadas en otras paradas por viajeros que ya hubieran realizado la reserva, en cuyo caso, el viajero sin reserva, no podrá subirse.