Nutrition Mexico , Veracruz, Thursday, March 12 of 2009, 12:03

Los acuicultores de Veracruz utilizan ejemplares de pez desarrollado por la UNAM para su reproducción

Se trata de una especie de tilapia roja genéticamente mejorada y desarrollada en el Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Ganadería Tropical

UNAM/DICYT La Universidad Nacional, a través del Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Ganadería Tropical (CEIEGT) de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVyZ), entregó a acuicultores de Veracruz los primeros reproductores del pez pargo UNAM, una tilapia roja genéticamente mejorada y desarrollada en esa instancia universitaria. Se trata de una mojarra de alto rendimiento, sabor agradable, excelente presentación y alto contenido proteínico y con alta capacidad de crecimiento, pues en poco tiempo alcanza tallas comerciales; además, contiene menos espinas, sodio y grasa que la tilapia del Nilo, y posee 60 por ciento más carne.

 

Tras ocho años de investigación y perfeccionamiento, académicos universitarios crearon esta nueva especie, más atractiva a la vista y desarrollada a un ritmo similar o mayor que las de criadero, explicó Manuel Corro Morales, director técnico del Centro con sede en Tlapacoyan, Veracruz. “Hasta ahora no había una tilapia roja con una velocidad de crecimiento similar a la de la gris, la más usada por los acuicultores”, señaló. Este pez, explicó el investigador, no sólo alcanza el peso comercial (400 gramos) en un tiempo más corto (en seis meses y no en 10, lo que representa menores costos producción), sino que tiene características organolépticas y nutritivas mejoradas: sabor agradable, un olor no penetrante y un alto contenido de proteínas y ácidos grasos, como el Omega 3, además de que puede ser fileteado.

 

La primera parte de la investigación fue financiada por el Conacyt, el gobierno veracruzano y la UNAM, y se desarrolló en las instalaciones de la FMVyZ. El proyecto se basó en un programa de cruzamiento de tilapias rosa, de Florida y aperlada: “En 2004, se obtuvo la primera generación del pargo, evaluada en cuanto a rendimiento, sabor, color, contenido proteínico y velocidad de crecimiento en estanques, entre otros aspectos”. Los resultados de esta valoración fueron prometedores y, después, se pasó a la fase de reproducción. Las siguientes “camadas” también fueron sometidas a rigurosas observaciones a fin de garantizar que mantuvieran las características deseadas; así, se seleccionaron los mejores pies de cría, hasta llegar al pargo UNAM. En los últimos tres años, se realizaron exámenes en colaboración con productores comerciales de municipios veracruzanos como Martínez de la Torre, Nautla, La Antigua y Medellín de Bravo, donde se comprobó la superioridad de esta mojarra respecto a las variedades bermejas y cenizas.

 

Proceso multiplicador

 

Las pruebas de campo coincidieron con los resultados experimentales: el pez alcanzó los 400 gramos en seis meses. “Eso hizo que los acuicultores voltearan a ver a las especies rojas, que usualmente no crecen como las grises. Esta criatura superó sus expectativas”. Después de este largo proceso, finalmente los animales fueron puestos en manos de los productores, en una ceremonia a la que asistieron el gobernador de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, y el director de la FMVyZ, Francisco Trigo Tavera. También acudieron representantes de Acuacultores Veracruzanos, que agrupa a 200 productores, a quienes se les entregó simbólicamente el organismo mejorado. La Universidad dotó a cada uno de los centros que participaron en el proyecto de dos machos y dos hembras. “Estos ejemplares detonarán un proceso multiplicador. La meta es que las granjas produzcan alevines para su engorda y producción comercial”.

 

Además, hubo más criaderos que mostraron su interés por el pargo UNAM; de ese modo, podría ser mayor el número de beneficiados, y no sólo en tierras jarochas, pues aunque la variedad fue probada originalmente en esa entidad, podría ser introducida en otras regiones. Por lo pronto, ya se ha establecido contacto con interesados en Tamaulipas, Oaxaca e Hidalgo, así como en Baja California, a donde ya se enviaron especímenes. Incluso, ya se firmó un convenio de colaboración con una empresa del Ecuador, que ya experimenta con la tilapia universitaria y con la que se realizarán intercambios de germoplasma.

 

Por último, Corro Morales expuso que ya inició el proceso ante la secretaría de Agricultura para que este pez quede registrado. “Queremos que todos los núcleos que críen el pargo UNAM tengan, de alguna manera, un certificado de origen”. Puede haber muchos pescados rojos, y esta patente ayudará a que los acuicultores no adquieran “versiones pirata”, agregó el investigador. Para finalizar, Corro señaló que entre los proyectos a futuro está construir, en colaboración con el gobierno veracruzano, un centro multiplicador que reproduzca alevines genéticamente modificados y que brinde asesoría de especialistas universitarios.