Ciencia Panamá , Panamá, Viernes, 11 de julio de 2014 a las 15:43

Los anfibios de las tierras bajas del este Panamá, afectados por ‘B. dendrobatidis’

Este letal hongo causa la quitridiomicosis, una enfermedad que está originando el declive en las poblaciones de anfibios de diversas partes del mundo

Cristina G. Pedraz/DICYT Investigadores de la Universidad James Madison (EEUU), del Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia (EEUU) y del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (Panamá) han comprobado la presencia de Batrachochytrium dendrobatidis, el letal hongo causante de la quitridiomicosis, en varias especies de anfibios que habitan en las tierras bajas del este de Panamá, donde hasta ahora no se había documentado su existencia.


Como detallan los científicos en un artículo publicado en la revista PloS one, aunque la pérdida del hábitat y la sobreexplotación son dos de las principales causas de la pérdida de biodiversidad en el mundo, en el caso de los anfibios la quitridiomicosis está causando estragos en diferentes regiones del planeta.

 

Batrachochytrium dendrobatidis ha sido detectado en al menos el 48 por ciento de las especies de anfibios estudiadas en todo el mundo y se estima que en las últimas décadas el 40 por ciento del total de especies se encuentra en un estado vulnerable de extinción.


En el Neotrópico, esta enfermedad fúngica ha ocasionado una disminución catastrófica en las poblaciones de anfibios de las tierras altas, donde se ha extendido desde México hasta Panamá. Sin embargo, en las tierras bajas hay aún poca evidencia de la disminución de poblaciones de anfibios debido a este hongo.


En el estudio se investigó la prevalencia y la intensidad de la infección de Batrachochytrium dendrobatidis en tres especies de ranas comunes en las tierras bajas (aunque su distribución alcanza también bosques de altura), Agalychnis callidryas, Dendropsophus ebraccatus, y Craugastor fitzingeri. Se analizaron cinco regiones de Panamá: cuatro bosques tropicales en las tierras bajas (incluyendo dos regiones del este donde el patógeno no había sido detectado previamente) y un bosque en las tierras altas.


Batrachochytrium dendrobatidis está presente en todos los sitios muestreados, con una prevalencia que oscila entre el 15 y el 34 por ciento, similar a la de otras regiones de las tierras bajas neotropicales. La intensidad de la infección en ranas individuales fue baja aunque puede variar entre especies de diferentes hábitats y con diferentes historias de vida. No obstante, serán esenciales estudios detallados de las especies de anfibios de las tierras bajas para determinar la razón por la cual persisten a pesar de la presencia del patógeno”, explica el equipo de científicos encabezado por Eria A. Rebollar, de la Universidad James Madison.


Una de las posibles razones que se barajan en la comunidad científica es que las condiciones ambientales de las tierras bajas, como la temperatura y la humedad, no son óptimas para el crecimiento y colonización del hongo causante de la quitridiomicosis. Además, es posible que las especies de las tierras bajas sean menos susceptibles a la infección por sus características fisiológicas y ecológicas.


El estudio de las especies de anfibios que sobreviven en las tierras bajas pese a la presencia de Batrachochytrium dendrobatidis se convierte así en un componente clave para la comprensión de la naturaleza de la enfermedad.

 

 

 

Referencia bibliográfica:
Rebollar, E. A., Hughey, M. C., Harris, R. N., Domangue, R. J., Medina, D., Ibáñez, R., y Belden, L. K. (2014). “The Lethal Fungus Batrachochytrium dendrobatidis Is Present in Lowland Tropical Forests of Far Eastern Panamá”. PloS one, 9(4), e95484. doi:10.1371/journal.pone.0095484