Ciencia España Ávila, Ávila, Viernes, 05 de noviembre de 2010 a las 17:48

“Los aspectos culturales influyen enormemente en la enfermedad mental y hay que tenerlos en cuenta en su tratamiento”

El presidente electo de la Asociación Mundial de Psiquiatría abordó en el congreso de Ávila el papel de la religión en la salud mental desde la perspectiva latinoamericana

MEG/DICYT Pedro Ruiz, presidente electo de la Asociación Mundial de Psiquiatría y uno de los psiquiatras más importantes de Latioamérica, abordó hoy en Ávila el papel de la religión en la psiquiatría y en la salud mental desde la perspectiva latinoamericana. Exponiendo casos de pacientes y desde el punto de vista clínico, aseguró que “los aspectos culturales influyen enormemente en la enfermedad mental” de modo que si el psiquiatra “no entiende la cultura del paciente no puede comprender lo que le pasa” y “no podrá ayudar a esa persona”.

 

Si médico y paciente “piensan cosas diferentes”, continuó, “hay una ruptura en la relación médico-paciente y en psiquiatría, más que en otras especialidades médicas, ese entendimiento, esa confianza, es importante” para su tratamiento, aseguró en el I Simposio Internacional sobre Psiquiatría y Religión, que organiza en Ávila la Fundación López Ibor y la Sección de Religión y Psiquiatría de la Asociación Mundial de Psiquiatría.

 

De origen cubano y en la actualidad profesor de psiquiatría y las ciencias conductales de la Universidad de Miami, explicó que este fenómeno es relativamente reciente, desde que hace una década se materializara la inmigración ‘masiva’ desde Latinoamérica a España. En los procesos de enfermedad mental aparecen “expresiones culturales”, y como la cultura del otro lado del Atlántico es “diferente” a la de aquí, “los psiquiatras españoles no lo entienden”. A esta cuestión se le está prestando interés en los últimos tiempos con programas especiales en Barcelona, una publicación y con charlas como las del congreso de Ávila. “Espero que la gente se entusiasme y vea que hay que pasar de lo teórico al entendimiento y a la clínica y quizás puedan buscar información y aprender para que cuando lleguen millones de lationoamericanos como están llegando puedan tratarlos mejor”, dijo.

 

En otra de las mesas redondas del congreso, que finalizará mañana sábado, la profesora titular de psiquiatría de la Universidad Complutense María Inés López-Ibor aseguró que hay estudios que “dicen que aquellos que tienen creencias religiosas o una dimensión espiritual tienen mejores estrategias para afrontar la enfermedad mental”, de ahí que abogara por “fomentar esos síntomas positivos que ayudan a sobrellevarla y que muchas veces están relacionados con la espiritualidad”.

 

La psiquiatra se centró en lo que lo que necesitan aprender los psiquiatras hoy en día, en su opinión “un poco de psico-oncología y preguntar al paciente qué importancia tiene para él su vida espiritual” porque a muchos, dijo, “eso les influye muchísimo” y, si es así, “también lo hará en su enfermedad”. Según explicó los psiquiatras “hemos tenido poco en cuenta esa relación” de psiquiatría y experiencia religiosa en el último tramo del siglo XX, el cual “ha cambiado mucho en psiquiatría”, desde Freud y el psicoanálisis a las neurociencias y “ahora con estos aspectos en los que debemos reflexionar”. A ello “nos ha ayudado el congreso de Ávila”, concluyó.