Science Argentina Buenos Aires, Friday, November 28 of 2008, 19:01

Los avances en prevención y tratamiento del HIV en pediatría logran frenar la infección

En Argentina, se calcula que 1 de cada 120 embarazadas se encuentran infectadas

CONICET/DICYT Los avances en la prevención y el tratamiento de la infección HIV en Pediatría han tenido un impacto enorme en la incidencia y progresión de esta enfermedad en los niños, en países que tienen acceso a los nuevos tratamientos. En Argentina, se calcula que 1 de cada 120 embarazadas se encuentran infectadas, pero la administración de antirretrovirales en el embarazo, el parto y al recién nacido, junto con la indicación selectiva de la cesárea y los tratamientos combinados, han llevado a una disminución de 3 por cada 10.000 nacidos vivos en el año 1996 a 0'5 en el año 2004. En el Servicio de Infectología del Hospital de Pediatría Juan P. Garrahan se realiza el seguimiento de niños con infección HIV desde el año 1988.


En el año 1990, se incorporó el tratamiento con AZT, la primera droga que demostró reducir la mortalidad de la infección, para lo cual se elaboró en la farmacia del hospital, una suspensión de dicha droga, cuando todavía no estaba disponible en nuestro medio. "El descubrimiento de drogas más eficaces junto con la capacidad de cuantificar el virus con mayor exactitud a través del estudio de la carga viral, han sido los avances más importantes logrados a mediados del decenio de 1990 y contribuyeron a la mejor comprensión y tratamiento de la infección por HIV en los niños", explica la doctora Andrea Mangano, investigadora del Conicet.


Dichos tratamientos fueron incorporados a partir del año 1997. Al analizar la evolución de los pacientes que recibieron los tratamientos de alta eficacia, se observó una marcada reducción en las complicaciones asociadas y una mejoría en la sobrevida que actualmente es mayor al 95%. "En este momento contamos con más de 20 drogas para el tratamiento de la infección y trabajamos desde el principio del seguimiento con las familias de nuestros pacientes para asegurar la adherencia", aclara Andrea Mangano.


Un trabajo con historia


En 1994 se creó el laboratorio de Biología Celular y Retrovirus (B.C.yR.) a cargo de la doctora. Luisa Sen, Investigadora Principal del Conicet, con el objetivo de realizar el diagnóstico precoz de infección por HIV en niños nacidos de madres infectadas y desarrollar investigaciones en la patogenia de la enfermedad.


Hasta el presente se ha realizado el diagnóstico molecular en 2.800 niños procedentes de la Ciudad de Buenos Aires, conurbano y diferentes provincias. Además, desde 1997 se incorporó la determinación de carga viral en plasma para el monitoreo de las terapias y desde mediados de 2006 se realizan estudios de resistencia a los antirretrovirales.


Actualmente los proyectos de investigación realizados en forma conjunta entre el laboratorio B.C.y R. y el servicio de Infectología tienen como objetivo dilucidar los factores celulares y virales que condicionan la susceptibilidad a la infección del HIV como también al desarrollo del SIDA.


A nivel celular, entre los logros más importantes en investigación destaca el hallazgo de que los niños con un determinando genotipo -llamado HHE- del co-receptor CCR5 (principal puerta de entrada del HIV) tienen mayor riesgo de adquirir la infección por transmisión vertical y de desarrollar SIDA más rápido. Además, a mayor cantidad de la molécula CCL3L1 (capaz de bloquear al co-receptor CCR5) menor riesgo de adquirir el HIV. Estos estudios fueron realizados por la doctora Mangano. Parte de estos estudios fueron realizados en colaboración con la Universidad de San Antonio, Texas y el trabajo fue publicado en la revista Science (2005).


A nivel viral, se identificó el primer HIV-1 subtipo F puro en la Argentina, posible ancestro de las recombinantes B/F que circulan predominantemente en los niños infectados. También se demostró que la epidemia asociada a los virus recombinantes B/F tuvo un crecimiento exponencial inusual durante el período 1986-1991. Estos estudios fueron realizados por la doctora Paula Aulicino que se incorporó recientemente a la Carrera del Investigador del Conicet.

 

"Hoy trabajamos en la transición de nuestros pacientes adolescentes a centros de atención de adultos", concluye Mangano. El grupo interdisciplinario está integrado por profesionales del Conicet y del Hospital Garrahan (médicos infectólogos, bioquímicos, licenciados en biología, genética y biotecnología, y técnicos). Los proyectos de investigación reciben financiamiento principalmente de Foncyt, Conicet y otras instituciones (Fundación Florencio Fiorini, Fundación Roemmers, Becas Ramón Carrillo-Oñativia).