Ciencia Panamá , Panamá, Lunes, 10 de febrero de 2014 a las 09:54

Los bosques tropicales mitigan fenómenos climáticos extremos

Durante casi 450 tormentas tropicales, un equipo de científicos visitantes de la Universidad de Wyoming midió la cantidad de escorrentía en los pastos, pastizales abandonados y tierras forestales

STRI/DICYT De acuerdo con los investigadores que trabajan en el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales en Panamá, los bosques tropicales reducen el máximo de escorrentía durante las tormentas y liberan el agua almacenada durante las sequías. Sus resultados dan credibilidad a un fenómeno controversial conocido como el efecto esponja, que está en el centro de un debate acerca de cómo minimizar los daños por inundaciones y maximizar la disponibilidad de agua en los trópicos.

 

Durante casi 450 tormentas tropicales, un equipo de científicos visitantes de la Universidad de Wyoming midió la cantidad de escorrentía en los pastos, pastizales abandonados y tierras forestales como parte de un experimento a gran escala de uso de la tierra en la cuenca del Canal de Panamá iniciada por el Smithsonian en Panamá.

 

Los datos recopilados por el personal del Smithsonian y analizados por estudiantes de la Universidad de Wyoming indican que el historial del uso del suelo, tiene efectos complejos a largo plazo. "Medimos las grandes diferencias en la respuesta hidrológica entre cuencas con distintos historiales de uso del suelo y la cubierta vegetal", comentó Fred Ogden, investigador asociado del Smithsonian y Profesor de Ingeniería Civil en la Universidad de Wyoming. "Nuestro objetivo final es entender mejor estos efectos e incluir esta comprensión mejorada de un modelo hidrológico de alta resolución que estamos desarrollando para predecir los efectos del uso del suelo en las cuencas tropicales".

 

"El resultado de los picos de tormenta es espectacular", comentó Robert Stallard, hidrólogo en el Smithsonian y en el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), quien desarrolló las estadísticas para el análisis de datos. "La escorrentía de aguas pluviales de las tierras de pastoreo es mucho mayor que el de las tierras forestales. Los resultados son más claros después de grandes tormentas". Por otro lado, los bosques liberan más agua que los pastizales y los paisajes de uso mixto durante la estación seca, lo que apunta a la importancia de los bosques en la regulación del flujo de agua durante todo el año durante climas estacionales.

 

La evidencia que apoya el efecto esponja hacía falta para los bosques tropicales, lo que ha llevado a algunos a cuestionar su validez. "Una de las razones por las que no hay más evidencia científica para el efecto esponja es que uno tiene que tomar lo que la naturaleza reparte", comentó Stallard, ferviente defensor del efecto esponja, quien a menudo es visto luciendo calcetines de Bob Esponja. "Se requiere un compromiso institucional a largo plazo para conseguir buenos resultados. El USGS, el Smithsonian en Panamá, la Universidad de Wyoming y la Autoridad del Canal de Panamá tienen los recursos para hacerlo".

 

Una grave sequía obligó a las autoridades del Canal de Panamá a imponer restricciones de calado en los buques que transitaron en 1997. En diciembre del 2010, un gran sistema de tormentas, examinado en este estudio, detuvo el tránsito en el canal durante 17 horas. El uso de la tierra en la cuenca no sólo afecta el comercio mundial, sino también la disponibilidad de agua para las principales áreas urbanas de Panamá. El estudio es particularmente relevante para las decisiones de uso del suelo en los trópicos, donde más del 50 por ciento de los bosques son ahora los bosques "secundarios" que han vuelto a crecer después de la tala o al dejar de ser pastizales abandonados.

 

El experimento de 700 hectáreas de la cuenca del Canal de Panamá , también conocido como Agua Salud, tendrá una duración de 20 a 30 años, por lo que es el estudio en curso del uso del suelo más grande en los trópicos.

 

"Nuestro proyecto tiene como objetivo cuantificar claramente los servicios ambientales, tales como el flujo de agua, el almacenamiento de carbono y la conservación de la biodiversidad que los tomadores de decisiones considerarán a medida que evalúan los proyectos de restauración forestal para el manejo de la cuenca", comentó Jefferson Hall, científico del Smithsonian y director del proyecto.

 

Esta investigación fue apoyada por la Red de Observatorios Globales de la Tierra de la Institución Smithsonian, ForestGEO; el Servicio Geológico de EE.UU., la Fundación Nacional de Ciencia de los Estados Unidos; la Autoridad del Canal de Panamá; la Autoridad Nacional del Ambiente de Panamá, ANAM; el HSBC Climate Partnership; la familia Hoch; Frank Levinson; la Fundación Alberto Motta y Roy y Caryl Cline.