Ciencia España , Salamanca, Viernes, 25 de septiembre de 2015 a las 20:25

Los expertos están cerca de encontrar las alteraciones genéticas que causan la enfermedad de Ménière

Los científicos del Grupo Español del Vértigo se han reunido hoy en Salamanca para analizar los últimos avances

JPA/DICYT Una red europea de científicos liderados por el Instituto de Investigación Genómica de Granada desarrolla un proyecto para conocer el origen de la enfermedad de Ménière, una patología crónica que provoca crisis de vértigo, pérdida de audición, sensación de presión en el oído y zumbidos. El Grupo Español del Vértigo (Grupo MEN), que aglutina a los expertos españoles en este campo, ha mantenido hoy su reunión anual en Salamanca para analizar los últimos avances.

 

"Estamos cerca de localizar alteraciones genéticas que provocan la enfermedad de Ménière", asegura Ángel Batuecas Caletrío, coordinador del encuentro y jefe de la Unidad de Otoneurología del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, que también participa en esta investigación europea, a la que ha aportado muestras de 200 afectados. 


"La enfermedad de Ménière es una de las dos patologías vertiginosas principales que llegan a las consultas de esta especialidad, junto con el llamado vértigo posicional, que se produce en pacientes que, coincidiendo con determinados movimientos, notan que los objetos dan vueltas alrededor", ha señalado el especialista.


Estos trastornos afectan de distinta forma al oído interno y se manifiestan con una "sintomatología abigarrada", que puede incluir, además de sensación giratoria, náuseas y vómitos, entre otros signos. "En el caso de la enfermedad de Ménière, lo más invalidante son las crisis vertiginosas, que pueden durar 20 minutos o seis u ocho horas. Su frecuencia también varía, y mientras algunas personas tienen solo una en una semana, otras llegan a sufrir tres", indica Batuecas, para quien es fundamentar que el entorno del enfermo sea sensible a su situación.


"El paciente con vértigo es un paciente que sufre mucho, porque su patología no se ve, y en ocasiones no recibe mucho apoyo o comprensión", señala el responsable de una unidad que es de referencia para Castilla y León y que atiende cada año cerca de 1.400 casos, de los cuales unos 300 corresponden a nuevos diagnósticos.


La patología vertiginosa puede afectar a cualquier persona, aunque suele producirse "en las edades medias de la vida", sin que esté relacionada "con ningún hábito en sí mismo", si bien se ha demostrado que, en el caso de la enfermedad de Ménière, que produce "un incremento de las presiones de líquido dentro del oído", una dieta sin sal, café ni tóxicos como el tabaco y el alcohol puede resultar muy beneficiosa. Los especialistas creen que el vértigo puede ser responsable de un 10% de los mareos.


También del tipo de enfermedad dependen las alternativas terapéuticas. Así, el posicional, causado "porque unos cristales del oído se escapan de su sitio", se trata "con determinados movimientos o maniobras de reposición, mientras que en la enfermedad de Ménière existe posibilidad de tratamiento farmacológico o quirúrgico, dependiendo de la agresividad de cada caso.


Ángel Batuecas es uno de los 30 miembros del Grupo MAN, formado por los principales expertos del país en el campo de la Otoneurología, algunos de los cuales son referentes a nivel mundial en esta subespecialidad de la Otorrinolaringología que se ocupa de los vértigos. Durante su reunión anual, que por primera vez se ha celebrado en Salamanca, han presentado los avances producidos en este ámbito y han definido los proyectos de investigación que desarrollarán en común.