Ciencia España , Burgos, Jueves, 24 de marzo de 2011 a las 16:46

Los inventarios de los paisajes, una herramienta para medir si la gestión de los recursos es sostenible

El jefe del programa de Inventario Nacional del Territorio en Suecia presenta en Burgos este concepto

Antonio Martín/DICYT Varios países, tanto desarrollados como en vías de desarrollo, han comenzado a inventariar y monitorear sus paisajes. Con esta actividad, los expertos tienen datos sobre las condiciones de diferentes ecosistemas, lo que facilita la decisión sobre su gestión. Uno de ellos es Suecia. El jefe de su programa de Inventario Nacional del Territorio, Johan Svensson ha participado en el Foro Global Territorios y Sostenibilidad, que se celebra esta semana en Burgos. Svensson considera que los inventarios de paisajes suponen una herramienta que permiten medir si la gestión de los recursos naturales de un entorno se realiza de forma sostenible.

 

Svensson, del Departamento de Manejo de Recursos Forestales de la Universidad Sueca de Ciencias Agropecuarias, considera que los inventarios y los monitoreos del paisaje permiten "tener datos exactos sobre las condiciones y cambios de las características biofísicas de un paisaje es imprescindible para poder realizar un análisis de la situación actual de los recursos naturales, así como para evaluar si la gestión del paisaje y de los recursos naturales que se lleva a cabo es sostenible o no", explica en una entrevista en el Foro Global Territorios y Sostenibilidad recogida por DiCYT.

 

Los inventarios son documentos versátiles que se pueden adaptar a las necesidades de cada entorno, dependiendo de la necesidad que se tenga del ecosistema que se estudia y la demanda informativa que se requiera de él. "Un inventario puede, por ejemplo, orientarse hacia la existencias y crecimiento de las masas forestales, mientras que otros se orientarían hacia especies escasas o hábitats en peligro de extinción", explica el especialista de la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Sueca de Ciencias Agropecuarias. No obstante, existen criterios unificadores en torno a este tipo de documentos, con el fin de facilitar el estudio científico de las variables que recoge. "Es muy importante que los datos y sus métodos de obtención puedan controlarse, para garantizar la calidad de los mismos y que cualquier tipo de inventario pueda repetirse para evaluar cambios", indica. Svensson aboga por un "marco de criterios comunes" para que los países que realizan esta actividad de registro de los recursos naturales puedan "intercambiar experiencias y soluciones". No obstante, entiende que "los diferentes países y también las regiones dentro de un país" tengan "diferentes requerimientos y necesidades", lo que supondrá diferentes criterios a la hora de emprender el inventario.

 

Una de las mayores complejidades que ofrece realizar el inventario de un paisaje es valorar los bienes intangibles. "El inventario y la monitorización está, por naturaleza, fuertemente dominado por los atributos biofísicos. Sin embargo, para ser eficaces en la planificación del uso del territorio y en las estrategias políticas, se necesita que los problemas socioeconómicos y otros problemas intangibles puedan tratarse con datos biofísicos. La solución para ello es distinta para cada país y depende fundamentalmente de la existencia de estructuras de planificación social. Este es un área donde hay mucho trabajo por hacer", resume el especialista.

 

La sesión de trabajo en la que participó Svensson tenía por objetivos hacer un repaso de la situación actual del conocimiento y la experiencia en inventario y monitoreo ambiental, y por otro, explicar el papel actual y potencial que tiene todo ello en la gestión sostenible de un país. Para ello, se ofrecieron a los participantes las ideas generales sobre los principales fundamentos del inventario y monitoreo, incluyendo los vínculos con los interesados y los procesos de toma de decisiones. También se mostraron algunos ejemplos de inventario y monitoreo de países tanto desarrollados como en vías de desarrollo.

 

Jornada del 24 de marzo

 

La jornada del 24 de marzo ha tenido dos focos de atención. Por un lado, los participantes se trasladaron a Revenga (noreste de Burgos), donde conocieron las actividades y trabajos que se desarrollan en el Bosque Modelo Urbión (entre las provincias de Burgos y Soria), realizaron una plantación de árboles con motivo del Día del Árbol y asistieron a una exhibición de trabajos tradicionales de la zona vinculados con el bosque. Por otro, el Museo de la Evolución Humana acogió una de las sesiones del Simposio Internacional sobre Sostenibilidad y Bosques Modelo, una de las partes del foro global. En la mesa redonda intervinieron dos expertos internacionales: Ronnie de Camino, subdirector del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza de Costa Rica (Catie), y el francés Marc Patry, responsable del programa Bosques Patrimonio de la Humanidad, de la Unesco.