Ciencia México , México, Martes, 09 de noviembre de 2010 a las 14:44

México, líder mundial en producción de antivenenos

Investigadores desarrollaron antivenenos para picadura de alacrán de tercera generación

Agencia ID/DICYT De acuerdo a los reportes de científicos del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (IBt-UNAM), cada año ocurren más de 280 mil picaduras de alacranes en este país; las cuales afectan en su mayoría a niños menores de cinco años.

 

El doctor Lourival Possani, experto en alacranismo en México e investigador emérito de este Instituto, explicó que los accidentes causados por animales ponzoñosos producen una intoxicación en el ser humano que puede tener consecuencias fatales; ello debido a las alteraciones fisiológicas que desencadenan.

 

Para contrarrestar los efectos en la salud de estos ataques, los investigadores de esta institución, en colaboración con el Instituto Bioclon, de los Laboratorios Silanes, han desarrollado antivenenos conocidos como faboterápicos o de tercera generación, los cuales se caracterizan por su efectividad y la carencia de efectos secundarios en el paciente; además de que han abatido los costos en el tratamiento de las personas intoxicadas.

 

Durante la 9ª Reunión Internacional de Expertos en envenenamiento por animales ponzoñosos, que tuvo lugar del 19 al 21 de octubre en Cuernavaca, Morelos, el doctor Alejandro Alagón Cano, investigador del IBt-UNAM, explicó que para la elaboración de los faboterápicos es necesario obtener el suero de caballo hiperinmunizado, y con la intención de acceder a los anticuerpos del animal, o inmunoglobulinas, el compuesto debe purificarse.

 

Posteriormente, a estos elementos habrá que someterlos a un tratamiento enzimático para conservar sólo el fragmento de inmunoglobulinas que atrapa la toxina del veneno.

De acuerdo con el presidente del Instituto Bioclon, Juan López de Silanes, las dos características de los antídotos mexicanos son: la rapidez para hacer efecto y la posibilidad de ser almacenados sin una cadena de frío; ello siempre y cuando la temperatura no supere los 37 grados Centígrados.

 

Cabe señalar que los faboterápicos producidos por el IBt-UNAM y el Instituto Bioclon forman parte del cuadro básico del sector salud en México.

 

Asimismo, esta compañía participa con el siete por ciento de las ventas mundiales de antivenenos, y es la primera compañía nacional en recibir la aprobación de la oficina de Administración de Medicinas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) para el empleo de dos faboterápicos en Estados Unidos.

 

Por otro lado, en el marco de la 9ª Reunión internacional de expertos en envenenamiento por animales ponzoñosos se dio a conocer que el Instituto Bioclon ya cuenta con un antiveneno específico para las especies de escorpión venenoso del Magreb, que habita en el Norte de África y el Medio Oriente.

 

Este antídoto fue desarrollado por los investigadores del IBt-UNAM y ayudará a solucionar la problemática de aquella región, donde anualmente se registran más de 200 mil picaduras por escorpión.

 

Gracias a este faboterápico, el Instituto Pasteur de Marruecos ha establecido un convenio de colaboración académico-científico con Bioclon para realizar las pruebas clínicas que demuestren la eficacia del producto.