Ciencia México , México, Lunes, 04 de julio de 2016 a las 11:42

Monitoreo satelital del borrego cimarrón

Un proyecto evalúa la genética poblacional y la movilidad del borrego cimarrón (Ovis canadensis cremnobates)

CONACYT/DICYT Mediante collares satelitales, la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) y el Zoológico de San Diego desarrollan desde hace tres años una investigación para evaluar la genética poblacional y la movilidad del borrego cimarrón (Ovis canadensis cremnobates).

 

El proyecto, financiado también con participación del gobierno estatal, surge por la necesidad de generar información que sea útil para regular el aprovechamiento de la especie, así como un manejo apegado a criterios de sustentabilidad.

 

En 2010, la Facultad de Ciencias de la UABC, con apoyo de la Secretaría de Protección al Ambiente (SPA), realizó el último censo del borrego cimarrón, mediante el cual investigadores detectaron 381 ejemplares observados directamente.

 

Jorge Alaniz García, profesor investigador de la Facultad de Ciencias de la UABC, apunta que los ejemplares censados dan una idea de cuál pudiera ser el total que integra la población en Baja California.

 

Respecto a la participación del Zoológico de San Diego en la investigación Evaluación de la genética poblacional y movilidad del borrego cimarrón, el académico menciona que el aporte de la institución en el proyecto es significativa para el conocimiento y conservación de esta especie.

 

“Es un trabajo en equipo, tenemos convenios con ellos y con otras entidades para trabajar ese tipo de proyectos y ser más eficientes y aprovechar más los conocimientos y la infraestructura de las personas especialistas en este tema”, comenta.


Monitoreo en tiempo real

 

En 2013, personal especializado del Zoológico de San Diego e investigadores de la Facultad de Ciencias de la UABC capturaron 15 ejemplares de borrego cimarrón, tarea en que apoyó un helicóptero que arrojaba una red que se disparaba a los organismos.

 

Lo anterior con el objetivo de evitar dormirlos con sedantes y tener la posibilidad de trasladarlos en el helicóptero a un laboratorio instalado en un campamento.

 

El manejo de los organismos tiene una duración entre nueve y 12 minutos; a los borregos se les extrajeron muestras de sangre y heces fecales, además de colocarles, a 10 de los 15 organismos, los collares satelitales.

 

Alaniz García explica que los collares permiten, una vez liberados los borregos cimarrones en el mismo ambiente en que fueron capturados, el envío de señales de posicionamiento global (GPS) cada hora, información que se recibe en un sistema de mapas para registrar sus rutas de desplazamiento.

 

“Es la primera vez que tenemos este rastreo de los animales directamente del campo, donde tienen su movilidad; nos llega exactamente la información y nos ayuda a no estar todo el tiempo en el campo, y también es la primera vez que se utiliza este tipo de collares que dan una información muy exacta del rastreo de los animales, cómo se mueven entre las sierras”, detalla.

 

Estudios de genética

 

En torno a los estudios de genética efectuados como parte de la investigación, Alaniz García precisa que les dan la oportunidad de conocer si algún tipo de infraestructura como carreteras, industria u otro tipo de barreras está interfiriendo en la movilidad de las poblaciones que, hasta la fecha, han tenido un tránsito libre en la frontera con Estados Unidos.

 

“En caso de haber una barrera que obstruya el paso de los borregos y de cualquier organismo, sí tenemos problemas de genética porque no hay una comunicación de los organismos en el aspecto reproductivo”, refiere.

 

Por tal motivo, la información es útil para la toma de decisiones que inciden en la zona, especialmente si se toma en cuenta que parte del hábitat del borrego cimarrón en Baja California se localiza en una línea fronteriza con Estados Unidos.

 

Política de aprovechamiento

 

Para el investigador, la utilización de un collar satelital, que ofrece precisión sobre las zonas geográficas donde se ubica el borrego cimarrón en la entidad, brinda información que es útil para las políticas de aprovechamiento de la especie.

 

“Si en una sierra tenemos tres ejidos y los tres quieren hacer un aprovechamiento del borrego, ya sea extractivo o no extractivo, y ellos dicen que tienen borrego, con estos datos de movilidad podemos saber cómo se mueve el borrego y cómo utiliza los terrenos de estos ejidatarios y eso les va a ayudar a tomar decisiones a las autoridades”, ejemplificó.

 

Derivado de las investigaciones que se han realizado sobre el borrego cimarrón, la SPA elaboró la Estrategia Estatal para la Conservación y Manejo Sustentable del Borrego Cimarrón, en donde se plasman acciones que tienen como fin último la conservación y manejo sustentable de la especie.

 

La SPA participa en el proyecto de investigación como una instancia gestora de recursos para lograr consolidar el estudio, además de que, al estar la investigación directamente vinculada con la autoridad reguladora en la materia, se relaciona la información de forma natural.

 

La SPA ha colaborado desde el año 2010 con la UABC en la realización de monitoreos aéreos y terrestres y señala que, conforme a lo establecido en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, el borrego cimarrón se encuentra catalogado como una especie bajo protección especial.

 

Dicha categoría incluye a las especies “que podrían llegar a encontrarse amenazadas por factores que inciden negativamente en su viabilidad, por lo que se determina la necesidad de propiciar su recuperación y conservación o la recuperación y conservación de poblaciones de especies asociadas”.

 

Actualmente no existe una veda sobre la especie; sin embargo, según la SPA todavía no se tienen los elementos técnicos que permitan fijar una tasa de aprovechamiento.