Ciencia Perú , Perú, Viernes, 11 de noviembre de 2011 a las 10:39

Muestran por primera vez los restos de la conocida como "la ballena asesina del Perú"

El cachalote depredador medía casi 16 metros y habitó frente a las costas del país hace 12 millones de años

UNMSM/DICYT Por primera vez se muestra al público los restos fósiles originales del cachalote depredador de casi 16 metros de longitud que habitó las costas del Perú hace 12 millones de años. Se trata de la exhibición paleontológica permanente Livyatan melvillei: la ballena asesina del Perú, inaugurada el 4 de noviembre en el Museo de Historia Natural (MHN) de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Los trabajos de investigación y preparación de esta muestra han sido posibles también gracias al apoyo del Museo de Historia Natural de Rotterdam, de Holanda, dirigido por Jelle Reumer.

 

En 2008, en las rocas de la Formación Pisco del desierto de Ocucaje (departamento de Ica), el paleontólogo holandés Klaas Post –investigador del mencionado museo holandés– realizó este hallazgo, el cual incluye el cráneo, la mandíbula y más de 20 dientes. Su descubrimiento permitió tener conocimiento de la existencia de uno de los depredadores más grandes de todos los tiempos que se alimentaba de ballenas filtradoras en las antiguas costas peruanas.
 

En la reconstrucción se puede apreciar la magnitud de su mordedura y ferocidad del animal, que portaba 40 dientes de más de 30 centímetros cada uno. Asimismo, la exhibición incluye modelos a escala de la apariencia externa del cachalote hipercarnívoro Livyatan melvillei, del gigantesco tiburón Carcharocles megalodon –que además convivió con el Livyatan melvillei– y del reptil marino de la era de los dinosaurios, Liopleurodon ferox, es decir, de los tres más grandes depredadores de los mares del mundo de todos los tiempos.

 

La inauguración de esta muestra paleontológica contó con la presencia del embajador de los Países Bajos, Arjan Hamburger; el Rector de la UNMSM, Pedro Cotillo Zegarra; la vicerrectora Académica, Antonio Castro Rodríguez; y la directora del MHN, Betty Millán Salazar.


Como parte de la ceremonia inaugural, Correos Postales del Perú presentó una estampilla de colección alusiva a este importante descubrimiento científico.

 

Descubrimiento casi casual

 

Klaas Post cuenta que el descubrimiento de la ballena asesina se dio mientras hacían un paseo observando algunos balénidos que estaban allí, en el desierto, “y de pronto uno de esos balénidos resultó ser ese monstruo, este fósil”. Anotó que estamos ante un carnívoro mayor de los mares, “quizá el depredador más grande que haya existido en todos los tiempos”.


Igualmente, resaltó que lo fantástico de la exposición es el hecho de que está exhibido el fósil real y al lado una reconstrucción del animal. “En el fósil uno no se puede dar cuenta de la real dimensión del animal y de la fuerza que este tenía, pero con la reconstrucción es posible observar su gran dimensión. El único problema es que se requiere un museo más grande para esta exhibición”.

 

De la misma opinión fue Jelle Reumer, quien consideró que, por sus dimensiones, “resulta increíble el cráneo expuesto de la ballena”. Indicó que el Museo de Historia Natural sanmarquino posee una colección muy importante de vertebrados, fósiles y otros animales.


A su turno, el director del Museo Nacional de Historia Natural de París, Francia (Muséum National dHistoire Naturelle), Christian De Muizon, explicó el porqué de la naturaleza excepcional de este animal. “Este cráneo es de un animal único, porque en la época en que los cachalotes tenían el tamaño de una orca, más o menos, acá tenemos un cachalote del tamaño del actual. Pero no solo eso es lo importante: este cachalote tenía dientes absolutamente enormes, como tres veces más grandes que los de los cachalotes actuales y, sobre todo, tenía dientes en la mandíbula, en el maxilar, arriba y abajo; mientras que el cachalote actual sólo tiene dientes en la mandíbula”, precisó.

 

Gran depredador

 

Este hecho, continuó De Muizon, significa que este animal era un gran depredador, agresivo y cazador, porque el cachalote actual come calamares, a los cuales va a buscar en lo más profundo, “pero no los mastica, solamente los chupa y entran; son pequeños; a veces son calamares gigantes”. En cambio, el Livyatan melvillei tenía dientes arriba y abajo, dientes enormes que podían coger animales a su tamaño.


Hay que recordar que la ballena asesina medía de 15 a 18 metros de largo, y los únicos animales que podían servirles como suficiente comida eran las ballenas más pequeñas. Además, podía alimentarse de otros animales muy grandes y enfrentarse incluso con el megalodón, un tiburón terrible que vivía en la misma época y en el mismo lugar, aseveró De Muizon. En ambos casos, se trata de dos grandes depredadores del Mioceno, que habitaron los mares hace 12 millones de años, apuntó el especialista, quien desde hace 35 años trabaja en el Perú sobre estos fósiles de la formación Pisco.

“Siempre he dicho que esta zona de la costa peruana es la más importante de mamíferos vertebrados y vertebrados marinos del terciario que se conozca en el mundo, sobre todo para mamíferos marinos, cetáceos, focas y pingüinos; de lejos lo más excepcional”, aseguró.


Respecto al trabajo que vienen realizando los miembros del Departamento de Paleontología de Vertebrados del MHN –como Rodolfo Salas Gismondi y Mario Urbina–, lo calificó de “espectacular, a pesar de no contar con grades medios para una especialidad como la paleontología”. “Han logrado una colección muy importante de mamíferos marinos en el Laboratorio de Paleontología y han expuesto en el Museo fósiles excepcionales, que ha dado a conocer esta riqueza paleontológica del Perú que es única en el mundo”, consideró.

 

La muestra permanente está abierta al público de lunes a viernes de 9.00 a.m. a 5.00 p.m. y los sábados de 9.00 a.m. a 4.30 p.m.