Ciencia Argentina , Buenos Aires, Martes, 09 de septiembre de 2008 a las 18:34

Nueva aproximación al estudio de tumores hipofisiarios

Investigadores argentinos analiza para ello la interacción de dos sistemas fisiológicos complejos (neuroendócrino e inmune)

MINCYT/DICYT Un grupo de investigadores de la Facultad de la Ciencias Exactas y Naturales (FCEN) de la Universidad de Buenos Aires está llevando a cabo un estudio que contribuirá al desarrollo de nuevas formas para el tratamiento y diagnóstico de deficiencias inmunológicas asociadas a trastornos neuroendócrinos y de adenomas hipofisarios.

 

Para optimizar los tratamientos terapéuticos es necesario investigar los factores y mecanismos que controlan el crecimiento de los tumores hipofisiarios para comprender el proceso de desarrollo tumoral. Para ello, el proyecto de carácter interdisciplinario, que lleva adelante el equipo de profesionales dirigido por el Dr. Eduardo Arzt, estudia la interacción de dos sistemas fisiológicos complejos (neuroendócrino e inmune) desde un punto de vista celular, molecular y fisiológico. Gracias al grupo de profesionales del Laboratorio de Fisiología y Biología Molecular de la FCEN los pacientes que padecen este tipo de tumores podrán contar con mejores soluciones para sus tratamientos. Actualmente, dichos pacientes se encuentran en una posición frustrante, porque si bien estos tumores rara vez causan la muerte, los espera toda una vida de enfermedades potencialmente debilitantes que a menudo requieren múltiples intervenciones, terapia de reemplazo hormonal de por vida y seguimientos a largo plazo.


El equipo de Arzt trabaja sobre la siguiente hipótesis: dada la acción bidireccional de hormonas y citoquinas sobre los sistemas neuroedócrinos e inmune, la acción regulatoria final y sus consecuencias fisiopatológicas dependerán de la intercomunicación (cross-talk) entre los mediadores finales de su acción que regulan los programas genéticos (transductores y factores de transcripción) inducidos por las citoquinas y hormonas.


Con los resultados de la primera etapa de este proyecto, se ha demostrado que si se bloquea, por medio de una manipulación genética, el señalizador de una familia especial de citoquinas (en este caso el transductor gp130 que señaliza la acción de la familia de citoquinas IL-6) se logra impedir el crecimiento de los tumores hipofisiarios. En otras palabras, si se obstruye la comunicación entre la molécula que transmite hacia el interior de una célula el mensaje de que una determinada sustancia está actuando sobre ella, se logra frenar el crecimiento de los tumores.


Los nuevos estudios que se están desarrollando permitirán establecer dos avances importantes: el papel de otras citoquinas y la forma en que ellas interactúan con hormonas (principalmente las esteroides, como los estrógenos, ya que juegan un rol esencial en la preponderancia de estos tumores en mujeres). La interacción se estudia no solo en la hipófisis sino también, en otras células del organismo como ser los linfocitos y las células del sistema nervioso. Dichas células cumplen un papel fundamental en el desarrollo de otras patologías, como por ejemplo enfermedades autoinmunes, que se desenlazan cuando el sistema inmunológico, encargado de defender al organismo de agentes extraños, ataca a tejidos propios sanos.


Para poder llevar adelante este proyecto, el grupo de investigadores de la FCEN ha contado con el financiamiento del FONCyT, a través del instrumento “Proyecto de Investigación científica” (PICT).
 

Está sólidamente establecido que existe una estrecha regulación bidireccional entre los sistemas neuroendócrino (importante en los procesos metabólicos y de homeostasis del organismo) e inmune (encargado de las defensas frente a lo extraño). El sistema nervioso regula al sistema inmune tanto a través de la inervación de los órganos inmunes como a través de hormonas, principalmente del eje hipotálamo-pituitario-adrenal (HPA). A su vez, es retroalimentado por feed-back mediante vías nerviosas aferentes y por diversas citoquinas (proteínas producidas por el sistema inmune) que actúan sobre el sistema neuroendócrino.


La interacción entre los mediadores se produce en numerosas células blanco, no sólo neuroendócrinas como inmunes, sino también de otros tejidos bajo su regulación. Prácticamente no existe célula en la cual no ocurra esta interacción, y su respuesta dependerá de la interacción intracelular (cross-talk) entre las señales que estas moléculas disparan. El nivel de integración, dentro de los factores de transcripción (que regulan la expresión de los genes) que median las acciones de estos diferentes estímulos es desconocido aun. La teoría de trabajo de este proyecto es que dada la acción bidireccional de hormonas y citoquinas sobre los sistemas neuroendócrinos e inmune, la acción regulatoria final y sus consecuencias fisiopatológicas dependerán del cross-talk entre los transductores y factores de transcripción inducidos por las citoquinas y hormonas.


Se ha demostrado, con contribuciones realizadas por el grupo de investigación de este trabajo y otros internacionalmente, la importancia fisiológica de la acción de citoquinas y hormonas en varios modelos entre los cuales cabe destacar dos de ellos. En el primero se asume que en el sistema neuroendócrino la hipófisis anterior (glándula central neuroendócrina), las citoquinas cumplen un importante rol auto-paracrino en la regulación de su función y el desarrollo de tumores hipofisarios; y en el segundo que, en el sistema inmune, la maduración de linfocitos T las hormonas del eje HPA como los glucocorticoides cumplen un rol central en la regulación de su diferenciación y activación de las mismas (por ejemplo apoptosis de timocitos y fenotipo Th1/Th2).


En ambos modelos esta regulación tiene importantes consecuencias fisopatológicas. Por un lado, en la hipófisis la interacción de citoquinas y hormonas es clave en el desarrollo de tumores hipofisarios. Por el otro, en los linfocitos T su interacción repercute en el desarrollo de procesos de autoinmunidad.
Sobre estos dos modelos se realizan los estudios específicos de este proyecto, que contribuirán a establecer los mecanismos moleculares involucrados y podrán ser aplicados en el desarrollo de terapias de las mencionadas patologías.