Ciencia Colombia , Colombia, Miércoles, 15 de octubre de 2014 a las 18:18

Nueva vía para regenerar huesos

Pruebas de laboratorio con los medios condicionados de las células madre mesenquimales: proteínas y citoquinas que éstas expulsan

UN/DICYT Pruebas de laboratorio demostraron que tanto en tejido óseo craneofacial como en fémur, con los medios condicionados de las células madre mesenquimales (proteínas y citoquinas que ésta expulsa), se logran resultados similares a los obtenidos directamente con éstas. “Podríamos llegar a concluir que no es necesario tener que hacer los trasplantes de células mesenquimales o tener un banco de las mismas, sino solo con las moléculas que se obtienen de éstas y que se encuentran más a disposición del paciente”, explicó la profesora Itali Lineros.

 

El hallazgo fue evidenciado en el trabajo que realizó la docente de la Facultad de Odontología de la U.N., quien además es miembro del Grupo de Investigación en Biología de Células Madre de la misma institución. Según contó la profesora Lineros, las células madre empleadas al comienzo del trabajo fueron obtenidas a partir de médula ósea. Sin embargo, vieron que había otra alternativa entonces utilizaron como origen el tejido adiposo, también presente en humanos. “Nos decantamos con la segunda opción puesto que es más fácil de aislar y de obtener, dado que es un proceso menos invasivo”, añadió.

 

Las primeras pruebas realizadas fueron con tejidos óseos creaneofaciales en tres escenarios, así se empleó hidrogel de plasma sanguíneo, un soporte útil para que las células proliferen y se diferencien, constituyéndose en un vehículo importante para este tipo de regeneración. Pues bien, se implantó el hidrogel solo en un defecto óseo y, en otro escenario, el mismo material con las células mesenquimales. “Se formó tejido óseo en los conejos con el hidrogel, pero fue mayor esta formación con las células”, explicó.

 

Este proceso de regeneración, concluyó la experta, se hizo gracias a que con las mesenquimales se obtuvieron osteoblastos (encargados de sintetizar la matriz ósea) que hicieron el proceso de regeneración. Luego de lograr estos resultados, el siguiente paso fue realizar el mismo proceso, pero con los medios condicionados, es decir, solo con las proteínas, citoquinas y moléculas provenientes de las células, obteniendo resultados similares.

 

Cuando se cambió el tejido craneofacial se pensó hacer lo mismo con huesos largos como el fémur, en el cual el proceso de osificación es endocondral, es decir, que hay una producción de tejido óseo a partir de cartílago, explicó. “Se comparó y verificó qué tan similares fueron los resultados frente a los obtenidos anteriormente, pero esta vez con fémur, mediante la técnica Masquelet. Esta consiste en colocar un cemento provisionalmente en el defecto óseo hasta que se forme la membrana que sirva de nicho para el injerto”, afirmó Itali Lineros.

 

Las pruebas con los conejos se hicieron con hidrogel de plasma sanguíneo, con las células y los medios condicionados, de esta manera en los dos últimos tuvieron una efectividad de cierre del 78 % y 97 %, respectivamente.

 

La docente de la Facultad de Odontología de la U.N. fue una de las expositoras del “Curso internacional en ingeniería de tejidos, medicina regenerativa y nuevos materiales para el diseño de sistemas de liberación en enfermedades de alto impacto socioeconómico”, organizado por la U.N., con el apoyo del Hemocentro Distrital.