Ciencia Argentina , Buenos Aires, Martes, 18 de noviembre de 2008 a las 17:32

Obtienen plantas de interés agronómico tolerantes al stress hídrico y salino

El objetivo es mejorar la productividad de algunas zonas agrícolas

ANPCT/DICYT Las innovaciones en el campo de la Biotecnología a partir de construcciones genéticas alternativas permitirá que determinadas plantas soporten condiciones ambientales riesgosas disminuyendo así, los riesgos de la actividad agropecuaria, según afirma la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica. La actividad agropecuaria está condicionada por las características medioambientales y esto hace que la capacidad productiva de las distintas regiones varíe notablemente en relación a la calidad de los suelos y a los regímenes de lluvias, llegando a situaciones extremas que determinan la existencia de zonas donde la agricultura no es posible, afirmó la institución.

 

En particular, la escasez de agua durante el ciclo de cultivo es una variable de gran importancia, ya que provoca importantes disminuciones del rendimiento y puede llevar, en algunos casos, a generar pérdidas totales. Esta situación impacta negativamente tanto en el productor como en la economía global. La obtención de plantas con mayor tolerancia a la sequía y salinidad no sólo asegura la estabilidad de los rindes en años de escasez hídrica sino que permite extender la frontera productiva a aquellas zonas que aún no lo son, añadió la institución.

 

Avances en materia de biotecnología

 

 

En la actualidad, a través de la biotecnología se puede identificar cuáles son los factores genéticos puntuales que confieren características específicas a algunas plantas y además posibilita introducirlos en otras especies para obtener cultivos de interés agronómico con las características deseadas, según manifiesta la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica.

 

Gracias a esta innovación la empresa Bioceres, la Universidad Nacional del Litoral y el CONICET firmaron un convenio para desarrollar una patente sobre el gen que genera mayor tolerancia al estrés hídrico y salino. En esta oportunidad, Bioceres aportó los fondos para la investigación y el FONTAR, a través de su instrumento ANR REG, otorgó un subsidio para contribuir a este desarrollo.

 

  

Impacto esperado del nuevo gen

La obtención y desarrollo de plantas con el gen que les otorgue una mayor resistividad a la salinidad y la sequía, significará para la actividad agropecuaria un salto fundamental puesto que disminuirá los riesgos propios de la actividad y permitirá ampliar la producción. La posiblidad que determinadas plantas soporten condiciones ambientales riesgosas significa imprimirle a la actividad y producción mayor estabilidad, lo que implica, además, claros beneficios económicos para los productores.