Ciencia Costa Rica , Costa Rica, Lunes, 12 de mayo de 2014 a las 10:17

Plantas nativas ayudan a la conservación de las abejas

En Costa Rica, habitan alrededor de 800 especies de abejas, 100 de ellas se distribuyen entre Bagaces y Liberia

UNA/DICYT Durante más de 20 años, Gordon Frankie, académico invitado del Centro de Investigaciones Apícolas Tropicales de la Universidad Nacional (CINAT-UNA), se ha dedicado a conocer y documentar la diversidad, estacionalidad y preferencia de plantas hospederas para la gran diversidad de abejas que habitan en el bosque seco guanacasteco, además de algunos lugares de California, Estados Unidos.


En Costa Rica, habitan alrededor de 800 especies de abejas, 100 de ellas se distribuyen entre Bagaces y Liberia. “Hemos estudiado el comportamiento de estos insectos y pudimos detectar 102 especies de plantas que las atraen; de ellas, 62 son nativas y de estas, 20 se consideran maleza; pero son fundamentales para la conservación de las abejas”, explicó Frankie.


A través de la observación, el investigador pudo determinar la relación entre la morfología de las flores de ciertas plantas y de las abejas que las visitan; por ejemplo, el Roble Sabana atrae a las abejas grandes, el Malinche a las pequeñas sin aguijón, y la Chirca a las abejas de las orquídeas, es decir, las que tienen la lengua muy larga.


“Hay plantas que tienen flores todo el año, otras las tienen por periodos cortos y es ahí donde las abejas desarrollan ciertas relaciones, donde necesitan de las plantas para la alimentación, y las plantas de las abejas para la reproducción”, detalló Frankie.


Frankie propone el desarrollo de jardines forestales que provean a estos insectos el néctar necesario para su alimentación y el de sus crías. “Además de aportar en la conservación de las abejas, la siembra de plantas nativas contribuye a la conservación del patrimonio nacional que debemos proteger”.


Herramientas para el futuro


Frankie presentó los resultados de su investigación el pasado 20 de febrero, en la clase inaugural de la V promoción de la Maestría Profesional de Apicultura Tropical, impartida por el CINAT-UNA, en la que participaron estudiantes de Nicaragua, El Salvador, Ecuador y Costa Rica.


“Esta es un área que no se trabaja mucho en mi país, por eso me parece importante tener el conocimiento para emprender el desarrollo de nuevos proyectos”, dijo Fernando Espinoza, de Ecuador.


Para Sergio Padilla, en su país Nicaragua, existen muchas debilidades relacionadas con la apicultura y, por ello, desea tener las herramientas para brindar apoyo en la zona.