Ciencia Cuba , Cuba, Jueves, 19 de octubre de 2017 a las 12:31

Plantas que sanan en Quiviján

Los pobladores poseen saberes aprendidos de los ancestros acerca de plantas que sanan, pero la emigración hacia zonas urbanas amenaza este patrimonio cultural inmaterial

OPS/DICYT En Quiviján, Baracoa, los pobladores poseen saberes aprendidos de los ancestros acerca de plantas que sanan. Sin embargo, la emigración hacia zonas urbanas amenaza este patrimonio cultural inmaterial relacionado con el uso de plantas medicinales en esta comunidad. No en vano, el proyecto interagencial entre OPS/OMS y UNESCO se propone salvaguardar estos conocimientos ancestrales que forman parte de la tradición oral de sus moradores y conforman una parte significativa de su cultura e identidad.

 

En reciente visita a Baracoa, el Representante de OPS/OMS en Cuba, Eco. Cristián Morales Fuhrimann y la consultora Roxana González visitaron la municipalidad donde dialogaron con las autoridades municipales y provinciales, donde se resaltó la necesidad de incorporar la MNT a los servicios de salud. Parte de la delegación visitó el Centro de Producción Local de Medicina Natural y Tradicional (MNT).

 

Además, se visitó también la comunidad de Quiviján, donde la delegación fue recibida por los pobladores y por los niños del lugar que hicieron un pequeño acto cultural. Enseguida, se abrió un coversatorio donde el Eco. Morales intercambió sobre las estrategias utilizadas para mitigar con plantas medicinales los efectos de salud durante y después del paso del huracán Matthew en 2016.

 

Los pobladores dieron ejemplos del uso de estas plantas para disminuir el efecto del estrés durante el paso del huracán, tratar problemas digestivos de origen hídrico después del paso del fenómeno meteorológico, etc.

 

En este sentido, las vivencias de los pobladores reflejaron la utilidad de las plantas medicinales, incluso, como complemento para enfrentar emergencias como la que se produjo con Matthew.

 

Se exploró la posibilidad de extensión del proyecto en una segunda etapa que contemple la dimensión de desarrollo económico, ya que la producción y comercialización de estos productos naturales puede ser una fuente de empleo que beneficie a la comunidad.

 

El interés por transmitir sus conocimientos a otras generaciones y que sean investigadas las plantas que utilizan quedó manifestado por los nativos durante el intercambio, así como la gratitud por la capacitación recibida para lograr el inventario de plantas medicinales.

 

Junto con esta comunidad, OPS/OMS, UNESCO, El Consejo Nacional de Patrimonio de Cuba del Ministerio de Cultura (MINCULT), el Departamento de Medicina Natural y Tradicional del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), las Direcciones provincial y municipal de Salud Pública de Guantánamo y Baracoa, así como las autoridades correspondientes en el Consejo Popular de Quibiján abogan por la salvaguarda de este patrimonio cultural inmaterial en pos del desarrollo humano y económico del territorio.