Ciencia Colombia Medellín , Antioquia, Viernes, 08 de mayo de 2015 a las 08:46

Predicen el impacto de rayos a través de sensores

Hasta con 30 minutos de anticipación se podría saber si en una zona habrá presencia de rayos, a través de los sensores diseñados por ingenieros de la U.N. Sede Medellín

UN/DICYT “Se trata de un conjunto de equipos que miden variables atmosféricas como el campo eléctrico ambiental, el cual, una vez empieza a cambiar, permite predecir con cierta antelación la presencia de una tormenta”, explica Javier Gustavo Herrera, profesor del Departamento de Energía Eléctrica y Automática de la Facultad de Minas. 

 

Las descargas eléctricas atmosféricas o rayos son la fuente de múltiples muertes y de diversos daños en sistemas eléctricos. Por esta razón, diferentes estudios apuntan al desarrollo de un sistema que pueda avisar con cierta anterioridad la ocurrencia de dichos eventos. 

 

Medir el campo eléctrico ambiental en presencia de tormentas es una idea muy antigua y existen dispositivos que ya lo hacen, sin embargo, el diseño de los ingenieros de la U.N. es una versión local de dicha idea. 

 

“Eso nos ha llevado a conocer las etapas del funcionamiento del sensor y los prototipos, además de todo el andamiaje que se requiere para capturar, procesar y almacenar la señal”, agrega. 

 

Si bien comercialmente existen estas alternativas, la ventaja de haberlo diseñado y construido en su totalidad es que se pueden controlar todas las variables y tener certeza de su funcionamiento. 

 

Los equipos 

 

Conocidos como molinos de campo eléctrico, están compuestos por una hélice que va descubriendo y tapando una placa metálica, la cual se convierte en el sensor. 

 

Este es pequeño y poco voluminoso, y por la cantidad de materiales así como la inversión requerida resulta ser de bajo costo. Además, se puede instalar en la fachada de cualquier edificación y permite obtener la información del ambiente. 

 

Las nubes de tormenta están cargadas de energía electrostática y parte de esa energía es captada por el sensor. Cuando la nube se hace más grande, se almacena la carga que es detectada por el aparato, el cual es capaz de predecir con 20 o 30 minutos de antelación la posible caída de los rayos.

 

“De esta manera, podemos decir que la nube o la tormenta que se va a formar va a tener un tamaño o una intensidad lo suficientemente alta como para poner en riesgo a las personas que estén ahí”, dice el investigador. 

 

Mediciones en el Valle de Aburrá 

 

Desde hace un año, los investigadores vienen desarrollando un convenio con el Sistema de Alerta Temprana de Medellín y el Valle de Aburrá (Siata), que contempla agregar información adicional proveniente de estos sensores. 

 

Por eso, a finales del año pasado, se instalaron tres de estos equipos: uno en la parte superior del centro de la ciudad, otro en Belén y otro en la Facultad de Minas, con el fin de medir la variación de ese campo eléctrico y saber dónde existe más probabilidad de que vaya a ocurrir una tormenta. 

 

Cada estación es independiente y la información que capturan es procesada localmente para ser enviada a un servidor central que está en el Siata. Actualmente, los dispositivos se encuentran en un periodo de prueba, en el que se calibran y ajustan. 

 

“Hemos tenido mediciones de las tormentas más recientes durante abril y con esos datos hemos observado la consistencia y validez de los resultados. A futuro, con todas las estaciones funcionando, esperamos tener información de varios puntos, de manera que en los próximos meses esté disponible para la comunidad”. 

 

En Colombia y particularmente en Medellín y su área metropolitana hay condiciones muy particulares que hacen que la actividad de rayos sea alta, por eso, lo novedoso de este proyecto es que es la primera vez que se realizan mediciones de ese estilo y se entregarán a la comunidad para emitir algún tipo de alerta.