Ciencia España , León, Lunes, 26 de junio de 2017 a las 13:25

Premiada una investigación sobre la resistencia a antibióticos de 'Listeria monocytogenes'

Fue distinguida con el primer premio en el IV Congreso Internacional de Calidad y Seguridad Alimentaria

ULE/DICYT Un trabajo del Grupo de Investigación de la Universidad de León (ULE) en Seguridad Alimentaria, Alimentación e Higiene de los Alimentos SEGURALI - (Unidad de Investigación Consolidada de Castilla y León -UIC- 253), titulado titulado) ‘La exposición de Listeria monocytogenes a dosis subinhibitorias de desinfectantes puede modificar el patrón de resistencia a antibióticos de las cepas’, fue distinguido con el primer premio el IV Congreso Internacional de Calidad y Seguridad Alimentaria, que se celebró en Madrid entre el 14 y el 16 de junio de 2017.

 

Los autores de la investigación han puesto de manifiesto que el uso de tres desinfectantes (hipoclorito sódico, cloruro de benzalconio y ácido peracético) a dosis bajas (por debajo de la concentración mínima inhibitoria) puede incrementar, en determinadas condiciones, la prevalencia de resistencia a antibióticos en cepas de la especie Listeria monocytogenes, un microorganismo de transmisión alimentaria responsable de infecciones humanas asociadas a una elevada tasa de letalidad.

 

Estos hallazgos, que son de gran interés en el escenario de la Salud Pública y la Seguridad Alimentaria, ponen de manifiesto la importancia de emplear concentraciones correctas de los desinfectantes, tanto en el entorno clínico como las industrias alimentarias. Para ello, es necesario realizar una aplicación adecuada de los compuestos (utilizando concentraciones suficientes y llevando a cabo una distribución homogénea), evitar el almacenamiento incorrecto de las formulaciones (que podría resultar en una disminución de la concentración efectiva de los biocidas) y no aplicar los desinfectantes en superficies sucias, con cantidades excesivas de materia orgánica, donde algunos compuestos, por ejemplo el hipoclorito sódico (lejía), podrían verse inactivados.

 

Un problema de salud pública

 

La resistencia bacteriana a los antibióticos se ha convertido en un problema de Salud Pública de primera magnitud e importancia creciente en el ámbito mundial, tal y como ha sido reconocido por diferentes organismos nacionales e internacionales. En efecto, las infecciones provocadas por bacterias resistentes son muy problemáticas desde el punto de vista clínico, al quedar invalidados como opción terapéutica algunos antibióticos de empleo habitual para el tratamiento de estos procesos.

 

El uso de antibióticos en medicina humana y en veterinaria (principalmente cuando no se respetan las pautas de administración correctas) es el principal factor de riesgo en la emergencia y diseminación de determinantes de resistencia. Sin embargo, en los últimos años se le está dando cada vez mayor importancia a la contribución de la industria alimentaria a este problema y hay una preocupación creciente en relación con la posibilidad de transmisión de bacterias resistentes a lo largo de la cadena alimentaria, desde la producción primaria hasta el consumidor.

 

Los miembros del Grupo de Investigación SEGURALI están llevando a cabo, desde hace más de dos décadas, estudios relacionados con el efecto antimicrobiano de diferentes biocidas (por ejemplo descontaminantes de la carne) y con los posibles riesgos bióticos para el consumidor derivados de su empleo.

 

Desde hace aproximadamente 10 años están desarrollando una línea de investigación consistente en la caracterización fenotípica y genotípica de la resistencia a antibióticos a lo largo de la cadena de producción de alimentos, centrándose especialmente en el estudio del efecto de diferentes factores (exposición a biocidas o tratamientos tecnológicos a dosis bajas) sobre la prevalencia de dicha resistencia.

 

Hasta el momento se había puesto de manifiesto la influencia de los mencionados factores de estrés subletal en la resistencia a antibióticos de algunos microorganismos, como Escherichia coli y Salmonella. Por lo que respecta concretamente a Listeria monocytogenes, en estudios previos de este Grupo de Investigación se había demostrado el efecto de determinados descontaminantes de la carne (principalmente clorito sódico acidificado) en el incremento de la resistencia a antibióticos; en el presente trabajo se confirma también esta circunstancia cuando las bacterias se exponen a dosis bajas de algunos desinfectantes de uso habitual.