Ciencia Ecuador , Tungurahua, Lunes, 05 de abril de 2010 a las 11:17

Presentan un portainjertos de tomate de árbol resistente a nematodos y fusarium

El cultivo ha alcanzado importancia económica en los últimos años debido a la creciente demanda para consumo en fresco y uso agroindustrial

INIAP/DICYT Con el fin de limitar el uso de plaguicidas, el Instituto Nacional Autónomo de Investigaciones Agropecuarias (INIAP), realizó un día de campo en el cantón Píllaro para presentar el uso de dos patrones silvestres resistentes al nematodo del nudo de la raíz (Meloidogyne incognita) y al hongo Fusarium solani que podrían crecer en suelos infectados con estos patógenos en la producción de plantas de tomate de árbol (Solanum betaceum Cav).

 

Este cultivo en los últimos años ha alcanzado importancia económica, debido a la creciente demanda para consumo en fresco y uso agroindustrial, gracias a las características físicas, nutritivas y organolépticas de sus frutos. Las siembras se localizan principalmente en las provincias de Tungurahua, Imbabura, Azuay, Pichincha, Carchi, Bolívar, Cotopaxi y Loja, entre altitudes que van desde los 1800 hasta los 3200 metros.


El tomate de árbol, a partir de los años ochenta, ocupaba una superficie de 820 ha y un rendimiento promedio de 15,3 t/ha. Posteriormente, en el año 1995 se incrementó la superficie a 2200 ha y se reduce el rendimiento a 8,1 t/ha. En el año 2002, el área cultivada llegó a 4062 ha, con un rendimiento promedio de 5,4 t/ha. Las principales causas de la reducción paulatina del rendimiento han sido las crecientes poblaciones de estos patógenos en los suelos cultivados con tomate de árbol.


Los problemas fitosanitarios identificados en el país, que afectan el sistema radicular y el cuello de las plantas en orden de importancia son: el Nematodo del nudo de la raíz (Meloidogyne incognita) y la Mancha negra del tronco o Pata de puerco (Fusarium solani). En el caso de ataque de nematodos las pérdidas que ocasiona se estiman en 70%, especialmente por la reducción de la vida útil de la planta.


La presencia de la enfermedad “Mancha negra del tronco” o “Pata de puerco” se registra a partir de los años 90 en la provincia de Tungurahua. En la actualidad está presente en las provincias de Imbabura, Pichincha, Tungurahua y Azuay, las que cuentan con significativas superficies cultivadas. En Azuay y Tungurahua se han registrado lotes aniquilados por el ataque de Fusarium solani.

 

Los portainjertos que se dio a conocer en este día de campo, realizado en en el sitio Penileo, del Cantón Píllaro, al ser tolerantes a nematodos y Fusarium no solo que reducen el uso de pesticidas sino que también alargan la vida útil del tomate de árbol, incrementan la producción y protegen la salud del productor, del consumidor y del ambiente.