Ciencia Argentina , Buenos Aires, Martes, 23 de septiembre de 2008 a las 17:47

Profesionales de Informática llevan robots a escuelas bonaerenses

Desde el Laboratorio LINTI de la Universidad Nacional de La Plata impulsan un revolucionario método de enseñanza de la computación

UNLP/DICYT Con el asesoramiento de la Facultad de Informática, los robots se incorporarán a las aulas de escuelas secundarias de la provincia para facilitar la enseñanza de programación de computadoras. Un proyecto de investigación del Laboratorio de Investigación de Nuevas Tecnologías Informáticas (LINTI) de la Facultad de Informática de la Universidad Nacional de La Plata, contempla la incorporación de estos sofisticados autómatas en las materias de programación que dictan dos establecimientos educativos de nivel medio de Villa Elisa y San Andrés de Giles. De la iniciativa también participa la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia.

 

De esta manera, un grupo de alumnos de entre 12 y 15 años de esos centros educativos tendrán la oportunidad de entrar en contacto y manejar estos aparatos de última generación que ya son utilizados en EEUU para dar los primeros pasos en la enseñanza de programación de software. Los investigadores de la UNLP realizarán cursos para capacitación de los docentes de esas escuelas. Luego, con el inicio del ciclo lectivo 2009, los estudiantes podrán incorporar en la asignatura los trabajos con esta nueva tecnología.


Según explicó la secretaria de Extensión de Informática, Claudia Banchoff, “lo que planteamos es una dinámica alternativa, una forma diferente y más atractiva de aprender computación. Programar implica, básicamente, lograr que una computadora responda a las ordenes que establece el programador. Para ello es necesario aprender a plantear algoritmos, es decir, establecer a través del lenguaje informático, una secuencia de pasos lógicos que permitan arribar al resultado deseado”.


En este sentido, Banchoff explicó que “un alumno puede desarrollar un programa sencillo como ordenarle a la computadora que sume números de dos en dos hasta llegar a 32 y a partir de allí comience a multiplicar por dos hasta llegar a un número de 6 cifras, pero eso no es muy entretenido, sobre todo si se trata de adolescentes”. Y agregó: “la idea es desarrollar un curso aplicable, es decir que, siguiendo la misma lógica del lenguaje de programación, los chicos puedan darle órdenes a un robot y ver cómo esas disposiciones programadas se hacen realidad cuando el robot se mueve y realiza las tareas encomendadas”.


Para poder programar, los alumnos utilizarán un lenguaje informático llamado Pyton, que por sus características, permite un manejo más sencillo e intuitivo. Por ejemplo, se puede programar una secuencia lógica que le indique al robot que debe avanzar hasta toparse con un obstáculo y, cuando lo haga, girar a la derecha y, a los 5 segundos, tomar una fotografía. “Es posible aprender a programar con y sin robots, pero hacerlo con esta nueva tecnología implica incorporar un elemento de atracción para que el alumno se interese en el tema”, sentenció Banchoff.


Los robots tienen forma similar a la de un auto a control remoto, de unos 50 centímetros por 30. Tiene un sistema de ruedas para desplazarse y poder girar, y además lleva incorporada una cámara de fotos digital y sensores de luz, de movimiento y de distancias. La facultad de informática cuenta actualmente con tres de estas máquinas, cuyo costo es de 149 dólares cada una.


“Las posibilidades que ofrecen estas pequeñas máquinas para enseñar programación son muchas y muy variadas”, señaló Banchoff. Por ejemplo, al tener una cámara de fotos incorporada, es posible desarrollar un pequeño programa que le indique al robot tomar una determinada cantidad de imágenes a lo largo de un recorrido establecido; y luego, con esas fotografías, realizar un video. También se pueden programar persecuciones entre robots, o carreras de obstáculos.


Los especialistas de la Facultad de informática destacan que en este componente lúdico y atractivo radica la efectividad de este novedoso método de enseñanza, ya que los chicos pueden ver plasmado en algo concreto todas las horas que pasaron sentados programando frente a la computadora.


Para adquirir los robots, las escuelas bonaerenses donde comenzará a implementarse este proyecto recibirán un subsidio de la dirección General de Cultura y Educación de la provincia. Se prevé que cada institución contará con dos equipos cada una para el inicio del ciclo lectivo 2009.