Ciencia Brasil , Brasil, Miércoles, 11 de octubre de 2017 a las 06:46

Relacionan la migraña con el dolor en la articulación de la mandíbula con el craneo

Un estudio realizado por científicos brasileños indica que los pacientes con jaqueca crónica tienen el triple de posibilidades de padecer una disfunción temporomandibular severa

AGENCIA FAPESP/DICYT Se sabe que, de alguna forma, la migraña está relacionada con los dolores en los músculos de la masticación. Pero hasta ahora se establecía una relación con el trastorno de la disfunción temporomandibular (DTM) –que ocurre en la articulación de la mandíbula con el cráneo– independientemente de la frecuencia de la migraña.

 

En un estudio publicado recientemente, investigadores de la Facultad de Medicina de Ribeirão Preto (FMPR) de la Universidad de São Paulo, en Brasil, describen que cuanto más frecuente es la migraña (jaqueca crónica) más severos son los síntomas de la DTM, tales como dificultades de masticación y tensión en la articulación temporomandibular.

 

“Nuestro estudio mostró que un paciente con jaqueca crónica –la que acomete durante 15 días o más por mes– tiene el triple de posibilidades de padecer síntomas más severos de DTM si se lo compara con pacientes con jaqueca episódica”, dijo Lidiane Florencio, autora de la investigación que integra el Proyecto Temático intitulado “Estudio de la asociación de los aspectos clínicos, funcionales y de neuroimágenes en mujeres con jaqueca”, que cuenta con el apoyo de la FAPESP.

 

Estos datos salieron publicados en Journal of Manipulative and Physiological Therapeutics. En dicho estudio se evaluó a 84 mujeres en la franja de los 30 años. De ese total, 21 padecían jaqueca crónica, en tanto que 32 tenían jaqueca episódica y otras 32 no tenían.

 

Se observaron tasas de prevalencia de signos y síntomas de DTM en el 54% de las mujeres sin migraña, en el 80% de las mujeres con migraña episódica y en el 100% de las que padecían migraña crónica.

 

Para Florencio, la justificación de la asociación entre la frecuencia de la migraña y la severidad de la DTM puede residir en los niveles más elevados de sensibilización de esos pacientes.

 

“La repetición de casos de migraña puede amplificar la sensibilización ante el dolor. Nuestra hipótesis indica que la migraña actúa como un factor de predisposición a padecer DTM. Por otro parte, puede considerarse que la DTM es un factor de potencial perpetuación de la migraña, ya que actúa como una entrada nociceptiva [de recepción de estímulos aversivos] constante, que contribuye al mantenimiento de la sensibilización central y los procesamientos anormales del dolor”, dijo.

 

Qué fue primero

 

La DTM y la migraña son comorbilidades. Sin embargo, aunque existe una predisposición de aquellas personas que padecen migraña a tener DTM, no necesariamente quienes tienen DTM padecen migraña.

 

“Cuando un paciente tiene jaqueca, son mayores las posibilidades de que presente signos y síntomas de DTM. Pero lo contrario no es verdadero. Hay casos de pacientes con DTM severa que no exhiben ningún cuadro de migraña”, dijo Débora Grossi, supervisora del estudio y coordinadora del Proyecto Temático.

Así y todo, los investigadores estiman que aunque la DTM no constituye la causa de la migraña, puede facilitar efectivamente la frecuencia y la severidad de una nueva crisis.

 

“Lo que sabemos es que la jaqueca no es causada por la DTM. La migraña es una enfermedad neurológica con causas multifactoriales. En tanto, la DTM –al igual que la cervicalgia y otras enfermedades musculoesqueléticas– está constituida por una conjunción de factores que empeoran la sensibilidad de quienes padecen migraña. El hecho de tener DTM puede empeorar la jaqueca, tanto en lo referente a su severidad como en lo que hace a su frecuencia”, dijo Florencio.

 

Tanto la migraña como la DTM tienen mecanismos patológicos muy parecidos. La migraña es una condición que afecta al 15% de la población en general, y de ese porcentaje, el 2,5% tiene una progresión hacia la forma crónica.

 

La DTM posee causas multifactoriales, tales como el estrés y la sobrecarga muscular. Es un conjunto de signos y síntomas: el paciente puede notar signos y síntomas articulares, tales como dolores en las articulaciones, disminución de los movimientos de la mandíbula y crujidos, y puede presentar también un cuadro de dolor y cansancio muscular, o irradiación del dolor sobre la musculatura del rostro y del cuello.

 

Frente a estos resultados, los investigadores alegan que los pacientes con migraña deben someterse a exámenes clínicos de signos y síntomas de la DTM.

 

“Los datos recabados muestran que la relación con la DTM, aunque existe, es menor en quienes padecen pocas crisis de migraña o migraña episódica. Esta información por sí sola debería llevar a una modificación de la forma de evaluar a esos pacientes. Si quienes padecen migraña tienden a sufrir DTM más severa, entonces se hace necesario que los profesionales de salud analicen en los pacientes con migraña se exhiben señales de síntomas de DTM”, dijo Grossi.