Ciencia Perú , Perú, Miércoles, 04 de diciembre de 2013 a las 08:54

Robótica en 3D

El robot Sunaya fue diseñado y creado por un grupo interdisciplinario de alumnos, egresados y un profesor de la PUCP. El 80% de sus piezas se hizo en la impresora 3D de nuestra sala VEO

PUCP/DICYT Quizá, muchos podríamos creer que la robótica está reservada para países desarrollados, como Estados Unidos o Japón, que son considerados potencias tecnológicas. No obstante, estas máquinas –que hoy están en auge debido a su aplicación en campos como la industria, salud, investigación científica y exploración espacial– también están siendo estudiadas y desarrolladas en Latinoamérica, donde países como México, Brasil, Chile, entre otros, son protagonistas.


La PUCP no es ajena al campo de la robótica y con un equipo interdisciplinario, que incluye docentes, alumnos y egresados de las especialidades de Ingeniería Mecatrónica, Ingeniería Mecánica, Diseño Industrial y Psicología, está desarrollando investigaciones y construyendo robots que permiten generar nuevos conocimientos en este rubro, así como ayudar a resolver problemas cotidianos de las personas. Uno de los robots creados por el equipo de Mecatrónica de nuestra Universidad, liderado por el Mg. Francisco Cuéllar, docente de la Sección Electricidad y Electrónica, es Sunaya, que participó el mes pasado en el Latin American Robotics Competition, realizado en Arequipa.


Tecnología 3D


Es importante señalar que la mayoría de las piezas que conforman a Sunaya han sido hechas en la impresora 3D de nuestra Sala VEO. “Primero, para participar en la competencia en Arequipa, partimos de la premisa de que este robot iba a tener que recolectar latas en un ambiente de playa, por lo tanto, una de las demandas del robot fue que pudiera movilizarse en arena, atravesar pequeños montículos y, a su vez, reconocer obstáculos. En el proceso de diseño nos concentramos en dos aspectos importantes: la parte funcional y la visual, pues queríamos que sea agradable de ver”, comenta Dante Arroyo, egresado de la Especialidad de Ingeniería Mecatrónica y parte del equipo.


Por su parte, César Lucho, alumno de la Especialidad de Diseño Industrial, fue el encargado de diseñar el robot y lograr el aspecto amigable que se quería obtener. “Empezamos preguntándonos cómo hacer para que este robot, que va a estar en la playa y será visto por la gente, no sea chocante, es decir, que no sea una mole de acero en la playa. Hicimos varias pruebas y varios bocetos, y se llegó a la idea de hacerlo como una especie de animal, aplicando el concepto de HRI (Human Robot Interaction) para que no genere reacciones adversas en la gente”, señala Lucho.


Asimismo, Dante Arroyo resalta que una herramienta importante en la parte del diseño fue el uso de la impresora 3D. “Cuando queríamos fabricar piezas complicadas y de geometría rara, nos veíamos limitados por la parte de manufactura, pues el proceso de torneado es difícil, pero con la impresora 3D tuvimos muchas facilidades. En este caso, hemos podido fabricar piezas de formas curvas que tienen arcos”, indica.


Interacción humano-robot


El profesor Francisco Cuéllar, líder del equipo, señala que, más allá de la competencia donde participó Sunaya con robots de otros países de Latinoamérica, el objetivo de este grupo es que se investigue sobre la interacción humano-robot, que es una de las líneas de estudio que quieren abrir. “Nuestro objetivo con el robot no fue solo la competencia, sino hacer publicaciones con él. Queremos hacer experimentos de interacción humano- robot, mostrar al robot en el campus para que interactúe con los estudiantes, ver el impacto que causa en la comunidad PUCP y medir los resultados de esa interacción. Para esto, vamos a trabajar con psicólogos que nos den las pautas que nos permitan hacer la evaluación”, dice.


El trabajo de Sunaya recién empieza y el equipo de investigación de la PUCP está preparado para seguir estudiando a este agradable robot que, seguramente, te encontrarás alguna vez paseando por el campus.