Ciencia España , Salamanca, Martes, 03 de julio de 2018 a las 10:01

Salamanca acoge el encuentro de biología molecular de plantas más importante de España

Entre el 4 y el 6 de julio, la XIV Reunión de Biología Molecular de Plantas congrega a más de 300 participantes que abordarán novedades como la edición genética y la biología de sistemas, que están cambiando la investigación en este campo

JPA/DICYT Entre el miércoles 4 y el viernes 6 de julio de 2018 se dan cita en Salamanca más de 300 participantes en la XIV Reunión de Biología Molecular de Plantas, el evento más importante de España en el ámbito de la investigación de calidad en organismos vegetales. Este encuentro bienal reúne a los mejores expertos en este campo y muestra los descubrimientos más recientes. Además, otorga un especial protagonismo a los jóvenes investigadores y despierta un creciente interés entre las empresas relacionadas con la agricultura y la biotecnología de plantas.


El Auditorio de la Hospedería Fonseca de la Universidad de Salamanca acoge la inauguración del evento mañana, miércoles 4, a las 10:30 horas, con la presencia del secretario general de la institución académica, Fernando Almaraz, y la directora del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASA) y delegada del CSIC en Castilla y León, Mar Siles.


“Abordaremos temas como el crecimiento y desarrollo de las plantas, los diferentes tipos de estrés que sufren, su metabolismo, su interacción con otros organismos y las herramientas tecnológicas de las que disponemos”, explica Óscar Lorenzo, investigador del Instituto Hispanoluso de Investigaciones Agrarias (CIALE) de la Universidad de Salamanca y responsable del Comité Organizador de la XIV RBMP.


En los últimos años destacan novedades como las técnicas de edición del genoma mediante la tecnología CRISPR. “Están produciendo un cambio muy importante, porque permiten realizar modificaciones para mejorar las plantas en aspectos como su desarrollo o su respuesta al estrés sin necesidad de desarrollar plantas transgénicas”, comenta. Además, los estudios avanzan rápido y ya no sólo con la planta modelo habitual, Arabidopsis thaliana, sino que también se aplica a cultivos de interés agronómico, como la fresa o el tomate, y que se van a presentar en esta reunión.


Otra línea de investigación potente en los últimos años es la biología de sistemas, que trata de analizar las interacciones entre distintos elementos que influyen en los procesos biológicos. “La informática y la modelización matemática permiten conocer cómo se integran distintas señales en las plantas y qué efectos tienen. Por ejemplo, hasta ahora podíamos conocer la existencia de ciertos genes y proteínas, pero estas nuevas herramientas nos pueden revelar funciones de estas moléculas que hasta ahora eran desconocidas”, indica el experto.


La necesidad de procesar toda esta información hace que se estén incorporando a los laboratorios nuevos perfiles profesionales, como matemáticos, bioinformáticos e incluso ingenieros de telecomunicaciones. Su trabajo permite a los científicos extraer la información esencial entre la enorme cantidad de datos que ofrecen las nuevas técnicas en cuestiones como la señalización hormonal de las plantas o el estrés provocado por patógenos, la sequía, el frío o la salinidad.


Por eso, estos nuevos perfiles ya se encuentran entre los participantes que se darán cita en el Hospedería Fonseca de la Universidad de Salamanca esta semana. En total, se van a presentar unos 200 trabajos entre comunicaciones orales y pósters.


“Dos tercios de los participantes son jóvenes investigadores, predoctorales y posdoctorales”, destaca Óscar Lorenzo. Ese espíritu se refleja incluso en la imagen de la reunión, “una semilla germinando, que representa el futuro de la investigación”. También la igualdad de género es uno de los ejes de esta cita, lo que se refleja en que el número de mujeres que presentan trabajos es ligeramente superior.


Regreso a Salamanca


Este congreso se celebró por primera vez en la capital salmantina en 1992 y vuelve ahora en su edición número 14, coincidiendo con el VIII Centenario de la Universidad de Salamanca. Tras algunas ediciones en las que se ha dejado notar la falta de financiación por el impacto de la crisis económica –hace dos años en Oviedo sólo hubo 200 asistentes– este año se han incrementado los participantes “con mucho esfuerzo, abaratando costes y facilitando las inscripciones”.


A pesar de las dificultades, la investigación española en biología molecular de plantas es puntera en el ámbito internacional. “Podríamos conseguir grandes logros con un poco más de financiación”, afirma el científico del CIALE.


Ese talento estará bien representado en la reunión, que contará con la presencia del investigador José Alonso, de la Universidad Estatal de Carolina del Norte (Estados Unidos), referente internacional en el desarrollo de herramientas genéticas que se utilizan en laboratorios de todo el mundo y que ofrecerá la conferencia de clausura. También destaca la conferencia plenaria de Manuel Talón, Director del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), que destaca por sus trabajos sobre cítricos. Y como aportación extranjera más relevante, Arp Schnittger, de la Universidad de Hamburgo (Alemania) ofrecerá la conferencia inaugural.


Interés empresarial


Aparte del interés estrictamente científico, cada vez cobra más importancia la transferencia de conocimiento hacia el mundo económico. En este sentido, la plataforma biotecnológica BIOVEGEN es el apoyo fundamental para establecer la conexión entre los científicos y las empresas vinculadas a la agricultura y a la biotecnología vegetal. Por eso, BIOVEGEN protagoniza una de las sesiones, que tratará de la colaboración entre la ciencia y el sector empresarial y la financiación de la I+D+i en este ámbito.


Organizadores y patrocinadores


La XIV Reunión de Biología Molecular de Plantas está organizada por el Instituto Hispanoluso de Investigaciones Agrarias (CIALE), la Universidad de Salamanca en la celebración de su VIII Centenario y el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASA, centro propio del CSIC).


Además, cuenta con el patrocinio y la colaboración de la Sociedad Española de Fisiología Vegetal, la Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular (SEBBM), The Federation of European Societies of Plant Biology, dos centros de investigación con el distintivo de excelencia ‘Severo Ochoa’: el Centro de Biotecnología y Genómica de Plantas (CBGP) y el CRAG, BIOVEGEN, ABIOPEP, Agrisera, Fisher Scientific, Dismed, Diputación de Salamanca, Turismo de Salamanca y Caja Rural de Salamanca.