Ciencia España , Salamanca, Jueves, 15 de junio de 2017 a las 12:43

Salamanca participó en un proyecto de mejora de la calidad de vida de personas mayores con diabetes

El Centro de Salud La Alamedilla ha formado parte de una investigación que incluyó siete países europeos

JPA/DICYT La Unidad de Investigación de Atención Primaria del Centro de Salud La Alamedilla de Salamanca ha participado en el proyecto MID Frail, coordinado por el Hospital Universitario de Getafe y orientado a la mejora de la calidad de vida de personas mayores con diabetes. Esta iniciativa, en la que han trabajado 75 centros sanitarios de siete países, ha demostrado que el ejercicio, la educación y un mejor control de la diabetes mejoran la funcionalidad de los mayores de 65 años que padecen esta enfermedad.

 

“Hemos seguido a una veintena de pacientes durante tres años, realizando evaluaciones exhaustivas cada tres meses de fuerza, agilidad y velocidad al caminar, entre otros muchos parámetros”, explica a DiCYT Luis García Ortiz, médico de La Alamedilla y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca. Entre los sujetos había individuos “frágiles” y “prefrágiles”, según los criterios preestablecidos para medir aspectos como la fuerza muscular o los movimientos.

 

De forma aleatoria, al grupo de Salamanca le tocó ser grupo de control para evaluar la evolución de los pacientes en comparación con otros centros en los que se practicaron una serie de intervenciones, como ejercicios físicos y talleres de mejora de la alimentación. Los primeros datos de este estudio, recién finalizado, indican que este tipo de actividades tienen un efecto positivo, pero los detalles se irán conociendo en los próximos meses a través de congresos y publicaciones científicas, además de ser compartidos con toda la población a través de los medios de comunicación.

 

España es el país que más participantes ha logrado reclutar, pero en el proyecto, financiado por la Comisión Europea dentro del VII Programa Marco, también estaban incluidos Francia, Bélgica, Reino Unido, Italia, República Checa y Alemania. MID Frail es el primer ensayo clínico de este tipo a gran escala, ya que contó con una financiación de seis millones de euros.

 

Detalles de la intervención

 

En concreto, los tres componentes de la intervención han sido un programa de ejercicio de fuerza de miembros inferiores, un programa educacional y un reajuste de los objetivos terapéuticos de control de los niveles de glucosa y de presión arterial. “El objetivo es evitar complicaciones y mejorar la situación de las personas mayores con diabetes, tratando de revertir los casos de prefragilidad”, señala García Ortiz.

 

Los resultados preliminares demuestran que la intervención propuesta produce una mejoría hasta de 3 puntos en la escala Short Physical Performance Battery (SPPB), que tiene validez científica internacional y mide la capacidad funcional de las personas mayores y una reducción también clínicamente relevante del número de hipoglucemias sintomáticas en los participantes, que fueron aleatorizados a la intervención.

 

MID Frail es un proyecto original y muy relevante, ya que aborda un tema de interés para alrededor del 25% de personas con diabetes: los ancianos frágiles y pre-frágiles. Además, se centra en la función, que es el componente principal de la calidad de vida y el objetivo más relevante en este grupo de población.


Nuevos caminos

 

El estudio abre el camino a nuevos programas de investigación, algunos ya en marcha en población anciana frágil, en los que se incluye el ejercicio como una de las estrategias más útiles para prevenir y retrasar el desarrollo de discapacidad en los ancianos. Este es el caso de proyectos como SPRINTT o VIVIFRAIL, en los que participa la Fundación de Investigación Biomédica y el Servicio de Geriatría del Hospital Universitario de Getafe.

 

La diabetes afecta al 40% de personas mayores de 65 años y conlleva un descenso de la reserva funcional, conocida como fragilidad, que, en último término y si no se interviene a tiempo, desembocará en discapacidad y finalmente, en muerte.

 

A pesar de estas cifras, existen muy pocos estudios que hayan centrado su atención en el efecto de intervenciones en esta población, tanto de intervenciones aisladas como de intervenciones multicomponente.