Nutrition Spain , Segovia, Monday, May 17 of 2004, 18:29

Un alimoche radiomarcado en Segovia aparece envenenado en Cádiz

Castilla y León es la región donde más ejemplares de este especie se han hallado muertos desde 1990

GH/DICYT Efectivos del Seprona localizaron el pasado 14 de abril en Espera (Cádiz) un ejemplar de alimoche envenenado que viajaba desde sus cuarteles de invernada en África hasta su zona de cría, situada en las Hoces del Río Riaza (Segovia), donde se le había colocado un transmisor el pasado año. El alimoche fue capturado el 5 de junio de 2003 por miembros de WWF/Adena en el muladar de Campo de San Pedro (Segovia), localidad próxima a las Hoces del Río Riaza. Su estado físico era muy bueno, y pesaba 2.250 gramos. Tras comprobar que se trataba de un ejemplar sub-adulto, los expertos colocaron al alimoche una anilla y un transmisor. En ese momento se le bautizó con el nombre de Melenas.


La colocación de transmisores a los alimoches es una práctica habitual que realiza WWF/Adena en las Hoces del Riaza desde hace cuatro años, siendo su objetivo el de proporcionar información sobre el comportamiento de esta especie de la que quedan en España 1.500 parejas. La colonia española es la más importante del mundo, junto con la de Asia Central, pero se ha reducido un 25% en los últimos 15 años.


Desde la colocación del transmisor, Melenas fue localizado en diversas ocasiones por el equipo de radioseguimiento del Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega de la Serrezuela. Presumiblemente, el 9 de julio de 2003, inició su viaje de migración hacia el Estrecho de Gibraltar. Esta fecha tan temprana de partida corresponde con el carácter no reproductor del ejemplar, ya que la querencia natural con las áreas de cría es menor que en los individuos reproductores. Desde el inicio de la campaña de seguimiento 2004 (el pasado 1 de marzo), la presencia de este ejemplar no había sido detectada por el equipo de seguimiento del alimoche en las Hoces del río Riaza, por lo que los expertos consideran que este individuo murió durante su viaje de regreso desde tierras africanas.


La mayor amenaza en España para especies como el águila imperial ibérica, el quebrantahuesos, el buitre negro, el milano real o el alimoche es la ingestión de cebos envenenados, usados ilegalmente para eliminar zorros y córvidos. En el caso del alimoche, WWF/Adena ha recogido información sobre más de 100 ejemplares envenenados por esta causa entre 1990 y 2004, siendo Castilla y León la región donde más alimoches envenenados se han encontrado, y Andalucía la que encabeza el número global de casos detectados de uso de cebos envenenados.


Ante las graves consecuencias que está teniendo este problema, WWF/Adena ha solicitado la aplicación urgente de la Estrategia Andaluza para el control de venenos y otras amenazas a la fauna catalogada, el incremento de la vigilancia en áreas especialmente conflictivas, como es el caso de la campiña de Cádiz, la aplicación de las sanciones previstas en la Ley de Flora y Fauna Andaluza y la aprobación de la Estrategia Nacional Contra el Veneno (elaborada por el Ministerio de Medio Ambiente y pendiente del visto bueno de Castilla y León y Andalucía).