Ciencia Chile , Mauleí, Jueves, 06 de septiembre de 2012 a las 11:25

Un estudio extraerá propiedades del tomate para disminuir infartos

Científicos analizan cómo incorporar las moléculas antitrombóticas de ese vegetal en alimentos procesados de consumo masivo

UTALCA/DICYT Contribuir a la salud pública disminuyendo las posibilidades de que pacientes con riesgo cardiovascular sufran infartos, es uno de los objetivos de la investigación que académicos de la Casa de Estudios y el Centro de Estudio de Alimentos Procesados (CEAP) de la Universidad de Talca (Utalca), desarrollan en torno a las propiedades antitrombóticas de las moléculas del tomate (Solanum Licopersicum).

 

El estudio científico tiene sus orígenes hace tres años en los factores de riesgo cardiovascular y la dieta saludable, contexto en el cual se estudiaron frutas y hortalizas que podrían disminuir la trombosis.

 

“Sabemos que el tomate tiene un efecto antiagregante plaquetario. Si uno consume tomate, las plaquetas se adhieren y agregan menos sobre el endotelio de las arterias”, afirmó Iván Palomo, director de Investigación de la UTALCA quien lidera un equipo del Laboratorio de Hematología e Inmunología de la Facultad de Ciencias de la Salud, que trabaja en el proyecto.

 

Explicó que el tomate tiene la capacidad de inhibir la acción de las plaquetas, células de la sangre que normalmente participan en la detención de sangramientos. Dada su facilidad para adherirse al endotelio (interior de las arterias) alterado —lo que se presenta en patologías como la diabetes, hipertensión arterial, hipercolesterolemia y síndrome metabólico y que se ve favorecido en fumadores— las plaquetas se adhieren, agregan y liberan moléculas que favorecen la inflación que caracteriza a la aterosclerosis, proceso que ocurre durante años.

 

El objetivo del estudio es disminuir la función de las plaquetas, en pacientes cuyas arterias tienen acumulación de colesterol y células (placa aterosclerótica). Esto, porque si se llega a romper la placa se forma un trombo que impide el flujo sanguíneo, generando un infarto.

 

En Dos Frentes

 

La investigación avanza en dos frentes. Se busca lograr incorporar el residuo agroindustrial (tomasa) en alimentos procesados y así contribuir gradualmente a la disminución de los accidentes vasculares en la población (propuesta de proyecto Fondef). El segundo objetivo es determinar el mecanismo molecular por el cual los componentes bioactivos del tomate disminuyen la función de las plaquetas (propuesta de proyecto Fondecyt).

 

En la investigación asociada al CEAP, que incluye frutas y hortalizas, además de Palomo e investigadores de la Facultad de Ciencias de la Salud, participan Luis Astudillo y su equipo del Instituto de Química de Los Recursos Naturales, y la profesora Gilda Carrasco y junto a José Antonio Yuri, ambos de la Facultad de Ciencias Agrarias.