Ciencia España , Palencia, Viernes, 29 de junio de 2018 a las 13:56

Un método innovador para caracterizar y monitorizar con precisión poblaciones de pequeños mamíferos

Un trabajo publicado en la revista ‘PLOS One’ pone de manifiesto la utilidad del modelado SCR, una herramienta originariamente diseñada para estudiar poblaciones de grandes mamíferos, en el estudio de pequeñas especies, como roedores

Cristina G. Pedraz/DICYT Un equipo compuesto por miembros del Instituto Universitario de Investigación en Gestión Forestal Sostenible (iuFOR) de la Universidad de Valladolid (UVa), ubicado en el Campus de Palencia, y del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC, CSIC-UCLM-JCCM) en Ciudad Real, ha demostrado que el modelado de captura-recaptura espacial (SCR, por sus siglas en inglés) puede ser una herramienta muy útil para caracterizar y monitorizar con precisión poblaciones de pequeños mamíferos, como las de topillo campesino. Estos datos son de gran interés no solo a nivel ecológico, sino también a nivel de gestión, ya que estos animales generan grandes problemas agrícolas y de salud pública en momentos de plaga.


Los SCR son modelos relativamente nuevos, se generaron hace poco más de una década, consistentes en capturar individuos con trampas, marcar mediante transmisores y recapturarlos posteriormente. Sobre todo se han aplicado a grandes carnívoros que son difíciles de detectar o viven en zonas remotas, como el leopardo de las nieves.


“Se trata de una herramienta analítica novedosa y potente que se aplica al estudio de animales esquivos o difíciles de detectar, y que permite estimar parámetros como el tamaño y la densidad poblacional y obtener información sobre el uso del espacio”, afirma en declaraciones a DiCYT el investigador pre-doctoral de la UVa Juan Romairone.


Esta herramienta se está utilizando cada vez más en estudios ecológicos y de conservación de mamíferos en todo el mundo, pero todavía se ha aplicado muy poco en el estudio de pequeños mamíferos, como los roedores de vida subterránea, unos animales que presentan particularidades que los hacen difíciles de detectar. Así, el objetivo de los investigadores fue adaptar esta herramienta al estudio de pequeños mamíferos y demostrar su gran potencial a través de un estudio piloto con el topillo campesino (Microtus arvalis).


El equipo probó distintos sistemas y formas de trampeo para analizar cuáles eran más eficaces, se ajustaron los parámetros y los procesos, y también diseñaron trampas con nido. “Llevamos a cabo test de supervivencia y vimos que la supervivencia era alta con estos nidos acoplados a las trampas, sobre todo en los meses más fríos, un sistema que puede ser eficaz para otras especies como comadrejas o ratones”, explica Romairone.


Utilizando esta metodología se estimaron parámetros poblacionales clave del topillo campesino en una parcela experimental sembrada con alfalfa situada en un paisaje agrícola en Soto del Cerrato (Palencia). Se hizo un estudio piloto durante dos meses, mayo y junio de 2016, en el que se ensayó el sistema adaptado y se comprobó su eficacia.


“Este modelo presenta diversas bondades, por ejemplo, tiene en cuenta la heterogeneidad de la probabilidad de detección basal en base al sexo o la edad del individuo, sitúa a los sujetos espacialmente, estima de densidades muy precisas y nos ofrece un parámetro de movimiento”, subraya el investigador.


Claves para el éxito


Por otro lado, el estudio piloto ha puesto de manifiesto una serie de factores que pueden influir decisivamente en el éxito del modelado SCR en el estudio de pequeños mamíferos, como son “reducir la mortalidad en las trampas; evaluar los posibles efectos de los olores residuales (orina, heces) en las tasas de captura, o bien la falta de éstos cuando se emplean trampas nuevas no utilizadas previamente; monitorizar los niveles de saturación de las trampas, ajustar el número de trampas o el número de visitas en las ocasiones de captura”.


Asimismo, tal y como apuntan los investigadores, es importante ajustar cuidadosamente la configuración de la malla de trampeo al movimiento de la especie de estudio –la distancia mínima entre trampas para maximizar el número de recapturas espaciales- y, más específicamente, a la clase de individuo que se mueve menos -en el caso del topillo campesino, las hembras-, para obtener información más precisa sobre la composición de la población.


“Este trabajo debería alentar un uso mayor de esta metodología para el estudio de topillos y otros pequeños mamíferos a fin de obtener valores fiables y precisos de densidad y de la estructura de la población, mejorando nuestro conocimiento de la ecología de su población”, concluye.

 

 

 

Referencia bibliográfica
Romairone J, Jiménez J, Luque-Larena JJ, Mougeot F (2018) Spatial capture-recapture design and modelling for the study of small mammals. PLoS ONE 13(6): e0198766. https://doi. org/10.1371/journal.pone.0198766