Ciencia Brasil , Brasil, Viernes, 08 de febrero de 2019 a las 10:23

Un nuevo estudio confirma que haber padecido dengue protege frente al Zika

Un equipo internacional de científicos publica en ‘Science’ un estudio con datos de 1.453 residentes en un barrio de favelas de Salvador de Bahía que sufrió un brote de Zika en 2015

DICYT - En 2015, el 73 por ciento de las personas que habitaban el humilde barrio de favelas de Pau da Lima, en Salvador de Bahía (Brasil) se infectaron con el virus Zika. Esta zona fue el epicentro de la epidemia en el noreste del país, un fuerte brote que ha sido objeto de estudio por parte de la comunidad científica. En esta comunidad altamente afectada, las personas que tenían inmunidad al dengue, un virus que es genéticamente similar al Zika, tuvieron un riesgo menor de infección, según un trabajo que se acaba de publicar en la revista ‘Science’.


"Este estudio es el primero en demostrar que la inmunidad frente al dengue puede proteger contra la infección por Zika en poblaciones humanas", asegura Derek Cummings, investigador de la Universidad de Florida y autor principal del trabajo.


En trabajos previos, la comunidad científica ya había aportado evidencia sobre esta posibilidad. Ahora, los científicos aprovecharon los datos de 1.453 residentes en Pau da Lima expuestos al Zika durante el brote de 2015, quienes fueron monitorizados a largo plazo en el marco de un estudio sobre la salud en barrios marginales urbanos.


El equipo midió la inmunoglobulina G3, que responde a una proteína clave en el Zika, una prueba que fue desarrollada ‘ad hoc’ y patentada. Para ello, se utilizaron muestras de sangre antes, durante y después del brote de Zika. A pesar de que el área de estudio comprendía menos de un cuarto de kilómetro cuadrado, los investigadores encontraron una tasa general de Zika del 73 por ciento, pero una amplia variación en el riesgo de infección en distancias cortas. En función de factores ambientales como los criaderos de mosquitos, las tasas de infección variaron de un 29 a un 83 por ciento.


Luego, el equipo estudió un subconjunto de 642 residentes que también había sido evaluado para detectar una infección previa por dengue y analizó su riesgo de Zika. Específicamente, la prueba evaluó el nivel de anticuerpos que los participantes tenían en su sangre contra el dengue.


De las 642 muestras, el 86 por ciento fue positivo para el dengue, y para las personas con esta inmunidad previa, cada duplicación en el nivel de anticuerpos se asoció con una reducción del 9 por ciento en el riesgo de infección por Zika.


Infección reciente por dengue, más Zika


Por otro lado, los participantes que tuvieron una infección muy reciente por dengue eran más susceptibles al Zika. Los científicos sopesan varias explicaciones posibles. Una de ellas, que los anticuerpos protectores aún no se hayan desarrollado o que los sistemas inmunitarios de estas personas tengan algo que aumenta el riesgo de contraer Zika. Otra, que los mosquitos que transmiten el dengue también transmiten el Zika, por lo que una infección reciente por el dengue simplemente podría significar que la transmisión del Zika también está activa.


"Aunque hay poblaciones que no fueron afectadas por el Zika, la pandemia del Zika ha creado altas tasas de inmunidad en las Américas, lo que constituirá una barrera para los brotes en los próximos años", concluye Cummings. Incluso, apunta Ernesto T.A. Marques, de la Universidad de Pittsburgh y la Fundação Oswaldo Cruz en Brasil, "el trabajo justifica un estudio futuro para evaluar si las nuevas vacunas contra el dengue podrían ser útiles para prevenir la infección por Zika".


Junto a la Universidad de Florida, han participado en la investigación la Universidad de Pittsburgh, la Escuela de Salud Pública de Yale, la Universidad de Texas, la Universidad de California (Estados Unidos), la Universidad Federal de Bahía, la Universidad de Pernambuco, la Facultad de Medicina de São Jose do Rio Preto (Brasil), el Instituto de Ciencias Sostenibles de Nicaragua y el Ministerio de Salud de Nicaragua.