Ciencia España , Salamanca, Miércoles, 15 de diciembre de 2010 a las 17:42

Un premio nacional reconoce la carrera científica de Eugenio Santos, director del Centro del Cáncer

Por tercera vez consecutiva, un científico del centro salmantino se lleva el Premio Nacional de la Oncología Fundación Echevarne, dotado con 40.000 euros

JPA/DICYT Eugenio Santos, director del Centro de Investigación del Cáncer (CIC) de Salamanca, recogerá en Barcelona el próximo viernes, 17 de diciembre, el V Premio Nacional de Oncología Fundación Echevarne, dotado con 40.000 euros. El galardón viene a reconocer la carrera científica de Santos, en especial como descubridor del primer oncogén en tumores humanos y en reconocimiento a su trayectoria y su contribución al desarrollo de la investigación oncológica en España. Esta experiencia se plasma en el trabajo La especificidad funcional de las oncoproteinas ras y sus reguladores, por el que recibe el premio.

 

Un oncogén es un gen mutado responsable de la transformación de una célula normal en maligna y Eugenio Santos participó en el hallazgo H-Ras, primer humano clonado y caracterizado. Este hecho marcó su carrera, que se había forjado en Estados Unidos adquiriendo conocimientos en el campo de los mecanismos moleculares y que dio un cambio fundamental con la apertura del Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca, creado en 1999 y del que ha sido su director.


La Fundación Echevarne, constituida en el año 1993, es una entidad privada sin ánimo de lucro, con fines científicos y docentes, que nace a partir de la iniciativa de Fernando Echevarne, fundador y Presidente del Laboratorio de análisis Dr. Echevarne. El objetivo de esta institución es la promoción, desarrollo y financiación de estudios de investigación clínicos y experimentales dentro del campo de las ciencias de la salud y la formación de profesionales en diferentes áreas socio-sanitarias, según la información de esta entidad recogida por DiCYT.

 

El Premio Nacional de Oncología nació en 1995, pero sólo ha tenido cinco ediciones, ya que se falla aproximadamente cada cuatro años. A lo largo de este tiempo ha reconocido el trabajo de diversos investigadores españoles de primer nivel en el campo de la Oncología. En 1995 el galardonado fue Carlos López-Otín; en 1995, María Blasco; y en las dos últimas ediciones (ahora tres) los premiados han sido científicos del Centro del Cáncer salmantino. Así, en 2003 el premio fue para Xosé Bustelo, que compartió premio con Manuel Serrano, y en 2007 ganó Jesús San Miguel, que también compartió el galardón, en esa ocasión, con Emili Montserrat.

 

Por lo tanto, se trata de la tercera edición consecutiva en la que este reconocimiento recae sobre un científico de este centro de la Universidad de Salamanca y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Xosé Bustelo se llevó el premio por la Caracterización funcional de la familia de oncoproteínas Vav y Jesús San Miguel por La biología celular del mieloma y sus aplicaciones en el tratamiento del mieloma múltiple.