Ciencia España , España, Miércoles, 11 de enero de 2012 a las 17:36

Un proyecto de I+D+i desarrolla una solución de seguridad para campos de refugiados

Una innovadora solución transportable y de fácil despliegue permitirá garantizar la seguridad en estos campamentos sin depender de infraestructuras de comunicaciones o fuentes de energía existentes

INDRA/DICYT La multinacional española Indra está liderando el proyecto europeo de I+D+i Basylis, que tiene como objetivo el desarrollo de una solución de seguridad integral, transportable y de fácil despliegue, que permita mejorar la protección en los campos refugiados y otros asentamientos temporales situados en entornos abiertos complejos. 

 

Con un presupuesto de 3 millones de euros y un plazo de ejecución de dos años, este proyecto de I+D+i se enmarca en el VII Programa Marco de la UE. El consorcio está formado por el Centro Nacional para la Protección de las Infraestructuras Críticas (CNPIC), organismo adscrito a a la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior español, y las compañías Microflown, de Holanda; Mirasys, de Finlandia; Terma, de Dinamarca; y la española New Technologies Global Systems. Completan el consorcio la Universidad Politécnica de Madrid, la Università degli Studi de Firenze (Italia) y la University College London (Reino Unido).

 

Además, se ha contado con la colaboración de ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados, para la elaboración de requisitos, con el fin de que el sistema final responda y se adapte a las necesidades del usuario final.

 

El proyecto Basylis desarrollará una solución portátil, de despliegue y mantenimiento sencillo y económico, que pueda detectar automáticamente y con eficacia diferentes amenazas de seguridad en entornos complejos y, en concreto, en los campos de refugiados. Esta tecnología dará respuesta a las necesidades de seguridad básicas de este tipo de asentamientos, como son la protección de áreas amplias con un sistema económico y con un bajo porcentaje de falsas alarmas, teniendo en cuenta la temporalidad de la instalación y las consiguientes limitaciones en términos de tamaño, energía y fiabilidad del equipamiento. También la existencia de población dentro de los campos implica la necesidad de emplear tecnologías respetuosas con la intimidad y con capacidad para discriminar entre situaciones normales y peligrosas.

 

Para ello, la solución diseñada en Basilys integrará en una única plataforma la información capturada por sistemas radar, ladar (laser radar), sensores acústicos, sensores terrestres desatendidos (Unattended Ground Sensors, UGS) y brazaletes para la seguridad personal. Esta integración multisensor (MSI) utilizará el vídeo inteligente para la verificación y clasificación de alarmas automáticamente. Además, para reducir el número de falsas alarmas en un entorno en el que el movimiento de personas es constante, la solución procesará la información, evaluará los riesgos detectados y diferenciará las situaciones normales de aquellas consideradas peligrosas mediante el análisis conductual.

 

Concepto innovador

 

Basylis incorporará tecnología de última generación para crear un nuevo concepto de sistema de seguridad moderno que no necesita una gran cantidad de equipamiento ni energía, reduce el número de falsas alarmas y minimiza la necesidad de barreras físicas y/o la vigilancia de cámara que afecta a la intimidad, en este caso de los refugiados. Se trata además de un sistema robusto, camuflado como en el caso de sensores enterrados, con un sencillo mantenimiento y que requiere pocos conocimientos técnicos para su puesta en marcha y operación.

 

Los sensores de alta sensibilidad diseñados y optimizados con el objetivo de trabajar juntos permiten cubrir un amplio espectro de amenazas. Además, las sinergias generadas entre todos los sensores hacen el sistema adaptable y capaz de funcionar en muchos entornos diferentes. De hecho, aunque Basylis se centra en campamentos temporales y en particular en campos de refugiados, las soluciones desarrolladas tienen múltiples aplicaciones, como en centrales eléctricas, instalaciones nucleares, pantanos y otras infraestructuras críticas.

 

Indra acumula una amplia experiencia en el diseño e implantación de soluciones de seguridad. En el área de protección de infraestructuras, cuenta con referencias internacionales en aeropuertos, puertos, ferrocarriles, compañías de energía y telecomunicaciones, entidades financieras, edificios y sedes corporativas, fuerzas y cuerpos de seguridad o grandes instalaciones industriales.

 

La compañía está colaborando con el Centro Nacional para la Protección de las Infraestructuras Críticas (CNPIC), organismo adscrito a la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior español, en varias de sus acciones para dar soporte eficaz a la seguridad de las infraestructuras críticas españolas, que proporcionan servicios esenciales a la sociedad. Por ejemplo, participa de manera activa en el Grupo Informal de Protección de Infraestructuras Críticas (GIPIC), liderado por el CNPIC, cuyo objetivo es la elaboración de las guías de apoyo a los operadores de estas infraestructuras para la elaboración de sus planes de seguridad y de protección específica.