Ciencia Costa Rica , Costa Rica, Jueves, 29 de noviembre de 2012 a las 10:27

Un simulador de vehículos permitirá mejorar la infraestructura vial del país

Inicialmente se evaluarán dos tipos de mezcla asfáltica: la tradicional y la mejorada mediante algún tipo de aditivo

UCR/DICYT Ya se iniciaron las primeras pruebas con el nuevo Simulador de Vehículos Pesados (HVS), un sofisticado equipo adquirido para el PaveLab del Laboratorio de Nacional de Materiales y Modelos Estructurales de la Universidad de Costa Rica. “Con el HVS vamos a cambiar radicalmente el diseño de carreteras en Costa Rica, ya que permite saber en pocas semanas si un pavimento va a funcionar o no y el daño equivalente a 15 o 20 años de servicio de una carretera”, manifestó el Ing. Guillermo Loría Salazar, coordinador del Programa de Infraestructura y Transporte (PITRA-LanammeUCR).


“Hay varias cosas maravillosas que permite este equipo: se pueden cambiar las especificaciones de carreteras, se pueden mejorar los procesos constructivos, se puede hacer mucha investigación de materiales y pavimentos, se puede calibrar la guía de diseño de pavimientos para Costa Rica. Eso no se puede hacer ahora en ningún país de Latinoamérica.


“Este equipo, más la infraestructura de nanotecnología del LanammeUCR, nos coloca a la cabeza en Latinoamérica en laboratorios de materiales para carreteras. Y nos pone dentro de los diez o veinte mejores laboratorios del mundo en infraestructura de carreteras”, manifestó el Ing. Loría.


Primeras pruebas


Los componentes del HVS (Heavy Vehicule Simulador) se fabricaron en Detroit, Michigan y se ensambló en Jacksonville, Florida, Estados Unidos de América (EEUU). La tercera semana de setiembre llegó a Limón por vía marítima y a finales del mismo mes se trasladó por vía terrestre a las instalaciones del LanammeUCR en la Ciudad de la Investigación en Montes de Oca.


Durante las dos últimas semanas de octubre se iniciaron las pruebas de aceptación por parte de los ingenieros del LanammeUCR y representantes de la empresa Dynatest, fabricante del equipo. Previamente ingenieros de este Laboratorio habían viajado a EEUU para realizar pruebas antes de que este se enviara a Costa Rica.


El HVS es un complejo equipo de gran tamaño, dotado con la última tecnología. El equipo moviliza para adelante y atrás un juego de llantas de camión en su dirección longitudinal sobre una superficie de aproximadamente 9 metros a diferentes velocidades, para simular las cargas que son aplicadas por los vehículos a una carretera.


Actualmente se encuentra, de manera temporal, en las afueras del Laboratorio de Pavimentos (PaveLab) del LanammeUCR. Una de las finalidades de dicho edificio es la de alojar el equipo y se prevé que su entrega esté para finales de este año. Solo el inmueble tiene un costo cercano a los ¢1.700 millones de colones.
La edificación contará con una superficie completamente instrumentada para medir la vida útil de las superficies de carreteras, pistas de aeropuertos y hasta juntas de puentes bajo diferentes condiciones de esfuerzos, humedad, temperatura y otros efectos asociados con el clima.


Análsis de mezclas


Una vez instalado el equipo se trabajará en investigación aplicada. Inicialmente se evaluarán dos tipos de mezcla asfáltica: la tradicional y la mejorada mediante algún tipo de aditivo. “El asfalto que produce la Refinadora Costarricense de Petróleo (RECOPE) no lleva ningún aditivo. Nosotros queremos probar asfaltos modificados con algún tipo de polímero. Ya hay investigación a nivel de laboratorio, pero hay muchos tipos de polímeros y queremos demostrar el desempeño en campo de varios de ellos”, manifestó el Ing. José Pablo Aguiar, coordinador del Programa de Investigación del PITRA.


“Con este equipo vamos a poder desarrollar especificaciones de desempeño aptas para el país y lo fundamental es que vamos a generar modelos de deterioro y métodos de diseño de estructuras de pavimentos con base en las condiciones reales de Costa Rica.


“Ya no estaríamos en la necesidad de copiar especificaciones o métodos de otros países. Podríamos adecuar las especificaciones que vienen de otros países o desarrollar métodos propios. Esa es la meta en el mediano plazo”, agregó el experto.


Aunque el equipo es completamente móvil y se puede desplazar sin mayor dificultad a cualquier parte del país, los primeros dos años se mantendrá en el PaveLab para realizar estudios bajo condiciones controladas. Para el 2015 y 2016 se iniciarían las salidas a proyectos en campo.