Ciencia México , México, Miércoles, 05 de noviembre de 2014 a las 17:03

Un tratamiento precoz de la enfermedad de Chagas ahorra costes sanitarios

Investigadores mexicanos aplican un modelo matemático para simular la carga económica que supone la enfermedad para el país, comparando la carga económica de un diagnóstico y tratamiento temprano con el coste de un paciente sin tratamiento

Cristina G. Pedraz/DICYT El Mal de Chagas es una enfermedad infecciosa causada por Trypanosoma cruzi. Este parásito es inoculado en el organismo humano ante la picadura de un insecto vector, que en la mayor parte de los casos es la vinchuca (Triatoma infestans). En las últimas semanas, se han detectado diversos brotes de Chagas en poblaciones como San Francisco de la Paz (Honduras) o Paz de Ariporo (Colombia), donde una persona ha fallecido y más de 30 resultaron infectadas.


Aunque el Chagas se considera endémico de América Latina se ha dispersado a países desarrollados como Estados Unidos, e incluso a países no endémicos como Francia, Inglaterra, Alemania, Japón o España, debido a la migración. Sin embargo, los expertos advierten que se trata de una enfermedad olvidada debido a la falta de atención sanitaria por parte de la mayoría de países endémicos.


Alejandro Figueroa Lara, investigador del Instituto Mexicano de la Seguridad Social (MSS), explica a DiCYT la problemática del Chagas en América Latina. “Falta inversión o adecuación de las políticas públicas para encontrar soluciones sostenibles para la transmisión y para el diagnóstico y tratamiento del Chagas, debido a que los individuos infectados son principalmente de zonas rurales de bajos recursos económicos y con poca educación, es decir, una población vulnerable”.


En el caso de México, donde se calcula que la enfermedad puede causar el 5-6 por ciento de la mortalidad, los problemas actuales se centran en la falta de una política pública para el diagnóstico y tratamiento, una carencia de medidas preventivas para reducir el riesgo de transmisión o la inclusión del tratamiento contra el Chagas en el cuadro básico de fármacos (en México no existe una libre disposición del medicamento). Además, la ausencia de una guía de práctica clínica, la educación a la población general y la capacitación del personal de salud sobre Chagas, son otros factores importantes.


La importancia de un diagnóstico precoz


En su fase aguda, la enfermedad de Chagas puede cursar con fiebre o malestar general pero cuando se convierte en un problema crónico el paciente puede sufrir complicaciones cardiacas e intestinales. Los expertos advierten de la importancia de un diagnóstico precoz de la enfermedad.

 

“La eficacia de los fármacos existentes es óptima solo en la etapa aguda (la primera etapa de la infección), en la que se estima que la cura es cercana al 70 por ciento. Además, el tratamiento farmacológico tiene mayores tasas de curación en los niños en comparación con los adultos”. No obstante, detalla Figueroa, una vez que se desencadenan los cuadros y síntomas clínicos de la enfermedad crónica (entre 5 a 20 años después de la infección original), “aunque el paciente se cure de la infección parasitológica no hay forma de revertir el daño patológico”.


Con el fin de contribuir al conocimiento sobre el Mal de Chagas en México y tratar de situarlo en un primer plano de la agenda política de las autoridades sanitarias, un grupo de investigadores mexicanos ha calculado la carga económica que supone la enfermedad para el país, comparando el coste económico de un diagnóstico y tratamiento temprano con el coste de un paciente sin tratamiento. Esta carga económica se compone de dos partes: el coste por prestación de servicios médicos, generalmente asumidos por las instituciones públicas de salud, y el coste por días de trabajo perdidos debido a la enfermedad, que son asumidos por los pacientes.


Simulación en un millón de pacientes


El equipo de investigadores encabezado por Janine M. Ramsey, Miguel Elizondo Cano y Gilberto Sánchez González (del Instituto Nacional de Salud Pública), Adriana Peña Nieves (de la asociación Salud, Población y Economía), y el propio Alejandro Figueroa Lara, ha desarrollado un modelo matemático (basado en la cadena de Markov, un modelo de probabilidad) que representa la evolución clínica de un paciente con Chagas desde que se infecta hasta que muere (alrededor de 40 años) de forma hipotética.

 

El modelo matemático incorporó información de diverso tipo: número de consultas, días de hospitalización, pruebas de laboratorio, medicamentos administrados y días de ausencia laboral, y se simuló en un millón de pacientes mexicanos. La carga económica durante toda la vida de un paciente con Chagas diagnosticado y tratado tempranamente se estimó en 10.160 dólares; mientras que el coste de un paciente con Chagas que no recibió tratamiento fue de 11.877 dólares, de los cuáles el individuo asume entre el 44 y el 75 por ciento.


“Es más barato tratar a un paciente con Chagas que no tratarlo, debido a que el tratamiento disminuye complicaciones que por lo general son muy caras, como por ejemplo la colocación de un marcapasos”, apuntan los investigadores, quienes insisten en que la terapia del Chagas beneficia a todos, “a las instituciones públicas porque la carga económica asociada a la atención médica es menor y a los individuos por que mejora su calidad de vida y su economía, teniendo en cuenta que asumen la mayor parte del coste”.

 

 

Referencia bibliográfica:
Ramsey, J. M., Elizondo-Cano, M., Sanchez-González, G., Peña-Nieves, A., y Figueroa-Lara, A. (2014). “Opportunity Cost for Early Treatment of Chagas Disease in Mexico”. PLoS neglected tropical diseases, 8(4), e2776. DOI: 10.1371/journal.pntd.0002776