Ciencia México Mexico DF, México, Lunes, 05 de mayo de 2008 a las 12:42

Una empresa mexicana desarrolla comprimidos alimenticios de mango

El producto ya ha despertado el interés de la Agencia Espacial estadounidense

CONACYT/DICYT Explotando nueve patentes propias, la empresa mexicana Quinasa podría revolucionar en el corto plazo la industria alimentaria espacial y terrestre, pues ha desarrollado comprimidos de mango y mamey naturales, que ya han despertado el interés dela NASA, además de una presentación en polvo de aguacate, que ya se encuentra en disposiciçón de ser comercializada. El ingeniero Dimas Jiménez Mendoza, Director General de Quinasa, ha señalado a CONACYT que en breve enviarán al organismo espacial estadounidense muestras de estas pastillas, las cuales serán evaluadas con el propósito de incluirlas en el menú de los astronautas.

“La Agencia Espacial estadounidense se enteró a través de Internet de que obtuvimos la patente del mango convertido en pastillas y nos solicitaron pidieron que les enviásemos una muestra, así como las características alimenticias de éstas. Vamos a enviar un blister con 20 pastillas de un gramo, el equivalente a un mango.” De acuerdo con el egresado del Instituto Politécnico Nacional (IPN), el desarrollo de estos comprimidos implica una verdadera innovación, pues la NASA solo ha podido encapsular algunos aminoácidos, azucares y agua como alimento para los astronautas, mas no una fruta.

 

“Las capsulas están elaboradas con pulpa de mango manila, contienen el 50% de los azucares de la misma fruta y se disuelven con la saliva al colocarse bajo la lengua.” Para desarrollar las capsulas de mango, éste se deshidrata, se muele hasta convertirlo en polvo y se procesa en una maquina compactadora para pastillas propiedad de la Escuela de Ciencias Biológicas del IPN, la cual fue adaptada específicamente para ello. “Para compactar el mango estábamos utilizando estearato de sodio, pero la NASA nos pidió un producto natural al 100 por ciento y entonces tuvimos que realizar algunos ajustes a los punzones de la maquina del Politécnico, lo que nos permitió eliminar el estearato. Ahora el único ingrediente extra que tienen las capsulas es mantodestrina, pero este es un compuesto natural derivado del maíz.”

 

Respecto a las capsulas de mamey, dijo, “ya estamos trabajando en la sustitución del estearato, es lo único que falta para enviar también una muestra de estas pastillas a la NASA. El ingeniero señalo que además de ser una buena alternativa para complementar la dieta de los astronautas, las pastillas pueden ser utilizadas por quienes realizan largas expediciones y no pueden llevar grandes cargas de comida, o bien cuando no es posible hacer llegar víveres a zonas de desastre.

 

También producen aguacate en polvo

 

Otro de los productos con los que Quinasa innovara la industria alimenticia, pero terrestre, es una presentación de aguacate en polvo, de la cual ya puede producir una tonelada al mes en su planta, misma que fue posible construir con un financiamiento superior a los 3 millones de pesos del programa AVANCE Última Milla de CONACYT.

 

“Somos la única empresa en el mundo que tiene el aguacate en polvo y que puede producir una tonelada, otros laboratorios dicen tener el producto pero sólo pueden elaborar 2 ó 3 kilos y por liofilización”

“El polvo de aguacate tiene una vida de anaquel de un año y puede resistir temperaturas de hasta 40 grados sin sufrir cambios notables en su estructura, además no necesita refrigerarse”, añade.

De acuerdo con el ingeniero Dimas Jiménez Mendoza, ya han comenzado ha exportar algunas muestras de aguacate en polvo en presentaciones de cuñetes de 30 kilogramos y sobres de 30 gramos a Guatemala, Colombia y Francia.

 

“Una vez que el producto pegue en el mercado pasaremos a la etapa industrial, necesitaremos producir de 10 a 20 toneladas mensuales y para ellos requerimos de un socio estratégico, el cual podría ser GRUMA o Sabritas, empresas con las cuales ya tenemos algunos acercamientos.

 

Dispositivo para medir la actividad acuosa para estudios de alimentos

 

Además de crear nuevas propuestas en alimentos, en Quinasa también se ha diseñado un dispositivo económico para medir la actividad acuosa en los alimentos, la cual determina el tiempo de vida de anaquel de un producto. El dispositivo es un tubo de plástico de forma cilíndrica con un soporte para colocar un papel filtro que previamente se impregna con un reactivo químico. El alimento se coloca a 2.5 centímetros de distancia de la tira de papel, la cual adquiere un color al entrar en contacto con la humedad que despide el alimento.

 

“Tenemos una guía de color que va del rojo carmín al amarillo, pasando por el naranja, a cada color le corresponde un numero, el cual indica la actividad acuosa. La escala numérica esta elaborada con submúltiplos de .5 hasta llegar al .95". El dispositivo costará alrededor de 600 pesos y podrá utilizarse para realizar 12 análisis, lo cual implica un gran ahorro pues una maquina convencional para medir la actividad acuosa tiene un precio cercano a los 200 mil pesos más IVA.

 

“Y si usted manda sus productos a un laboratorio, cada análisis cuesta entre 300 y 400 pesos, y los resultados tardan 3 ó 4 días; mientras que con nuestros dispositivo el resultado está listo en 45 minutos como máximo”, finalizó.