Ciencia Costa Rica , San José, Viernes, 16 de octubre de 2009 a las 12:33

Una expedición a isla del Coco arrojará novedades para la ciencia

El objetivo es evaluar las poblaciones de peces y explorar las zonas profundas del monte submarino Las Gemelas

UCR/DICYT El estudio científico del monte submarino Las Gemelas, cercano a la isla del Coco, aportará nuevos conocimientos sobre la biodiversidad de este parque nacional costarricense, que recientemente fue visitado por National Geographic. La asociación estadounidense, creada en 1888, organizó una expedición científica a la isla del Coco, en la que participaron Jorge Cortés Núñez y Odalisca Bready Shadid, científicos de la Escuela de Biología y del Centro de Investigaciones en Ciencias del Mar y Limnología (Cimar) de la Universidad de Costa Rica (UCR). La misión se realizó con dos objetivos: por un lado evaluar las poblaciones de peces, investigación coordinada por el ecólogo español Enric Sala, miembro de National Geographic, y por el otro, explorar las zonas profundas del monte submarino Las Gemelas y de la isla del Coco, coordinada por Cortés. 

 

Cortés, con una amplia experiencia y conocimiento de los ecosistemas marinos del país, ha estado en diez ocasiones en la isla, en donde ha realizado diferentes investigaciones. “Esta es la segunda vez que se hace un proyecto de investigación con un submarino en la isla del Coco. Sin embargo, la primera fue con fines farmacéuticos, por lo que las muestras no están disponibles y Costa Rica solamente tenía un observador a bordo”, comentó Cortés.

 

Destacó que en esta última ocasión se trató de una expedición puramente científica, que involucró a un equipo de 15 especialistas que exploró la isla durante tres semanas. Se realizaron 22 inmersiones con el submarino, 18 alrededor de la isla y cuatro en Las Gemelas, a profundidades que oscilaron entre 50 y 402 metros. Cada inmersión tuvo una duración promedio de casi cuatro horas.

 

Los científicos encontraron 76 especies de peces, 45 grupos de organismos de la columna de agua y más de 100 especies de invertebrados, detalló Cortés. “Este número muy probablemente va a aumentar al analizar los vídeos y las muestras recolectadas”, dijo, y agregó que “algunas de las especies serán nuevas para la ciencia o no fueron informadas anteriormente para la región”.

 

Entre las especies figuran esponjas, corales, octocorales, corales negros, estrellas de mar, pepinos de mar y muchos grupos de microcrustáceos. Este material se encuentra actualmente en el Museo de Zoología de la Escuela de Biología, para su estudio. A criterio del investigador, otro aspecto novedoso “es que la fauna de profundidad es muy diversa y diferente según el ambiente y el sitio”. Por ejemplo, detalló, “Las Gemelas es diferente a la isla del Coco y dentro de esta, el norte es diferente al sur”.

 

Lugar único

 

Para Sala, quien visitó la UCR para ofrecer una conferencia sobre su expedición a las Southern Line Islands, un archipiélago situado en el centro del océano Pacífico, la isla del Coco “es aún un lugar extraordinario de valor único en el mundo”. “Nosotros aprendimos que la isla del Coco tiene la biomasa de peces depredadores más grande de los ecosistemas marinos tropicales en el Pacífico. En Las Gemelas encontramos un complejo sistema montañoso submarino, lo cual ayuda a crear un maravilloso ecosistema con una rica biodiversidad, incluyendo corales, esponjas, cangrejos, pepinos y estrellas de mar”, escribe Sala en la página web Ocean Now de National Geographic.

 

El científico cuantificó la abundancia de peces en alrededor de ocho toneladas por hectárea, la mitad de los cuales son depredadores, entre estos los tiburones martillo. Sin embargo, comenta, la menor cantidad de peces grandes, observada en el monte Las Gemelas, muy posiblemente se deba a la pesca ilegal, pues observaron varias líneas de pesca enredadas en los montes marinos.

 

“Las buenas noticias –señala Sala– es que hay gran cantidad de peces pequeños, lo que le da la oportunidad a los depredadores de recuperarse”. El científico destaca los esfuerzos de protección de la isla del Coco del Gobierno costarricense, por medio de los guardarparques del Ministerio del Ambiente, Energía y Telecomunicaciones y de los guardacostas, así como por parte de la organización conservacionista MarViva. Al respecto, Cortés consideró que espera que el interés de National Geographic por estudiar y difundir la riqueza biológica de la isla del Coco incida positivamente en las políticas de protección de ese parque nacional.